03 de mayo de 2019
03.05.2019

Rafal y Orihuela se enfrentan por la "soberanía" de una calle

El alcalde de Rafal, Manuel Pineda, acusa al vecino municipio de Orihuela y su alcalde, Emilio Bascuñana de "agredir" su término municipal al señalizar y ordenar el tráfico de la calle Infanta Elena que, asegura, pertenece a Rafal. El propio primer edil ha borrado con pintura negra parte de las indicaciones

03.05.2019 | 13:50

Emilio Bascuñana acusa al alcalde y diputado autonómico de Rafal de "provocar, montar un circo y generar un acto vandálico con chulería". Mantiene que Pineda "no es serio ni representa con dignidad a los vecinos" y anticipa que Orihuela "defenderá hasta el último metro" de su término municipal.

El alcalde de Rafal, Manuel Pineda (PSOE), ha protagonizado esta mañana una rueda de prensa en la calle Infanta Elena de Rafal para denunciar la supuesta "agresión" a la "soberanía" del término municipal de Rafal por parte del vecino de Orihuela.

El "conflicto territorial" tiene su origen en la iniciativa impulsada por el alcalde de Orihuela, Emilio Bascuñana (PP) de modificar la señalización horizontal de la calzada de esa calle, tanto la horizontal como la vertical, hace unas semanas. Según Pineda esa decisión se ha adaptado ocupando una calzada que pertenece al término municipal de Rafal.

De hecho, el Ayuntamiento de Rafal eliminó esas señalizaciones. Pero hace unos días Orihuela las repuso. Y hoy mismo, el primer edil Pineda ha convocado a numerosos medios de comunicación para asegurar que se van a volver a modificar al estado en el que se encontraban. Hasta cuatro patrullas de la Policía Local de Orihuela se han presentado en el tramo de calle.

Cuando Pineda ha terminado de argumentar -atril incluido para la rueda de prensa en la calle- por qué considera que la calzada es de Rafal ha avisado a operarios municipales, se ha quitado la americana, se ha arremangado la camisa y se ha puesto a repintar de color negro la pintura blanca "oriolana".

La Policía Local de Orihuela, que ha evitado el conflicto, le ha advertido que podía ser sancionado. La perfomance -de alcalde y policía- se ha resuelto en unos pocos minutos, no sin que quedara constancia pública que hay conflicto de lindes para rato. Por lo menos para un mes de campaña electoral...

Rafal es un pequeño término municipal. Cuenta con 4.000 vecinos. Desde hace siglos ambos municipios comparten barrios y calles, en pleno corazón de la huerta. También servicios. No podría ser de otra forma puesto que el término municipal de Orihuela rodea por completo al de Rafal. 

Antecedentes

El alcalde, que acaba de revalidar su escaño como diputado autonómico ha explicado en su camparecencia que debía salir al paso "después de varios meses de lo que considera una vulneración del artículo 5 de Ley 8/2010 de Régimen Local de la Comunitat Valenciana en materia de competencias". Pineda ha asegurado que el primer edil de Orihuela, Emilio Bascuñana, "está alterando la ordenación del tráfico en la calle Infanta Elena de Rafal: "Está realizando una invasión territorial en toda regla"", ha asegurado.

La calle Infanta Elena es el límite entre los términos municipales de Rafal y Orihuela. El problema surge con la ordenación del tráfico en dicha calle. Pineda ha explicado que en el año 2001 se aprobó el PGOU de Rafal con esta vía dentro y "nadie alegó al respecto". El Plan General de Orihuela es del año 1990. Asimismo, en el año 2009 se firmó un acuerdo entre la entonces alcaldesa de Orihuela, Mónica Lorente, y el alcalde en aquel momento de Rafal, José Arronis, en donde se comprometieron a respetar el ejercicio legítimo de las competencias de cada administración local, así como informar y coordinarse en sus ámbitos competenciales respectivos.

El problema ha surgido porque "se ha producido una violación de la legislación vigente y estamos recibiendo un ataque a la soberanía de Rafal", ha dicho Pineda. La "primera agresión" fue la aparición de señales discriminatorias "en lo que Emilio Bascuñana considera término municipal de Orihuela", permitiendo el paso solo a los camiones que van a las empresas que están en término oriolano, "y para llegar a ellas han de pisar terreno de Rafal".

Pineda ha afirmado que la segunda agresión del regidor oriolano ha sido "eliminar" la señalización que el municipio de Rafal tenía en la calle Infanta Elena para ordenar el tráfico. "Esta actuación es propia del hampa que considera que todo es suyo y lo toma sin permiso alguno", ha asegurado el alcalde.

"La última agresión" ha consistido, a jucio de Pineda, en señalizar de forma horizontal zonas de aparcamiento y colocar balizar verticales que ordenan el tráfico en una calle de Rafal. "Esto es una ocupación intolerable y mientras que la Dirección General de Administración Local no me quite la razón, mientras que sea alcalde de Rafal, no voy a permitir esta invasión", ha afirmado Pineda, quien ha añadido que "esta misma mañana he puesto en conocimiento de la dirección general el conflicto para que actúe de la forma conveniente".
La ley establece que ambos municipios se deben dirigir a la Generalitat Valenciana para "aclarar la delimitación territorial y, mientras tanto, por sentido común no debe haber ninguna injerencia".

El alcalde Rafal intentó ponerse en contacto Bascuñana, sin recibir respuesta. "He dado la orden de cerrar el tráfico a los vehículos pesados que entran en Rafal por la CV 912 desde Almoradí y por la CV 911, así como reordenar el tráfico que ha sido alterado por el alcalde oriolano".

"Un circo"

El alcalde de Orihuela, Emilio Bascuñana (PP), ha considerado la intervención de Pineda como "un acto de vandalismo, que no es serio para un representante público" y enfocado a los medios de comunicación. El primer edil oriolano ha lamentando que con la actitud de Pineda se haya enfrentado a la Policía Local de Rafal y la de Orihuela "con una escena y un circo, una provocación y una chulería, algo a lo que ya nos tiene acostumbrados Pineda, que en cuantro años no ha podido vender nada de lo que ha hecho gestionando en el Consorcio de Residuos, porque no ha hecho nada".

Bascuñana se ha mostrado prudente sobre el "conflicto" asegurando que se trata de algo que se puede resolver a través de una comisión conjunta aunque ha aclarado que Orihuela considera que cuenta con la mitad de la calzada y que Rafal intenta "apropiársela". También ha señalado que si la Policía Local tiene que sancionar lo hará, en alusión a la actitud de Pineda.

"El linde siempre ha ido por el centro de la calle", ha aclarado.  Pineda "debería ser más serio y resolverlo de otra forma, no provocar, y generar estas situaciones de conflicto. Este hombre puede decir muchas cosas y ninguna aporta seriedad ni nada bueno. Voy a defender hasta el último metro del término municipal de Orihuela", ha aclarado.

También ha señalado que el Ayuntamiento de Rafal ha decidido de forma unilateral desviar todo el tráfico de camiones y vehículos pesados al término municipal de Orihuela y sus calles tras reurbanizar el principal vial que atraviesa el casco urbano con fondos de la Generalitat Valenciana. "Generando el problema a esos vecinos de Orihuela que dice que quiere incorporar su municipio. Espero que le pase factura cuando le pida el voto a sus vecinos dentro de unos días". En este sentido ha añadido que esa calzada "es vital" para el municipio de Orihuela y que Rafal había prohibido el aparcamiento en la parte oriolana.

 Por su parte, el concejal del Ayuntamiento de Orihuela, Juan Ignacio López-Bas, ha aclarado esta mañana que es "absolutamente falso lo manifestado por el señor Pineda sobre el hecho de que se haya sentado o haya hablado conmigo sobre el particular, que parece concretarse al linde entre ambos municipios, Orihuela y Rafal".  López-Bas, edil de Infraestructuras y que acaba de obtener un escaño en en el Congreso de los Diputados por Ciudadanos, ha explicado que "nunca he hablado se este tema con el Sr. Pineda ni este tema se ha tratado en mi presencia, dado que, entre otras cosas, no soy concejal de Urbanismo -ese es el cargo que le ha atribuido Pineda-, que sería el competente en materia de planeamiento y delimitación urbana, sino de Infraestructuras, es decir, de mantenimiento y gestión de determinados servicios públicos".

"La única reunión mantenida con el Sr. Pineda  -ha aclarado- fue por un asunto que pudiera tener alguna analogía con los hechos fue hace prácticamente dos años, con motivo de las obras de adecuación de diversas calles de Rafal, que originaron un desvío del tráfico urbano de esa localidad a calles de Orihuela, sin que se no hubiera consultado o advertido de esa situación. Nada más. Nunca se ha tratado de lindes o términos territoriales, sino que Orihuela expresó su queja porque Rafal, con financiación de la Conselleria correspondiente, hiciera obras eliminando un sentido de la circulación del tráfico rodado en su término, desviando el tráfico de camiones a calles de Orihuela".

El portavoz de Ciudadanos ha matizado que "si existe un problema de deslinde entre ambos municipios, habrá de acudirse a los instrumentos legales y técnicos oportunos para solucionarlos y resolverlos. Es de rechazar cualquier intento del ayuntamiento de Rafal de solucionar cualquier problema en este sentido mediante posturas de fuerza o de hechos consumados".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook