21 de abril de 2019
21.04.2019
Torrevieja

El Encuentro de Torrevieja puede con el temporal

La imagen de la Purísima protagoniza, un año más, la procesión de Domingo de Resurección en las cuatro esquinas pese a una fina lluvia

21.04.2019 | 17:54

El matrimonio Antonio Pacheco Sánchez y Carmen Baraza Soler retira la mantilla a la patrona de Torrevieja

Cuando alrededor de las ocho y media de la mañana, gris y de tibia llovizna, se escuchó el fuerte trabucazo de la pólvora, los torrevejenses supieron que el Domingo de Resurrección iba a tener su Encuentro.Y lo más esperado de cualquier Semana Santa, lo más sentido y lo que más querido les resulta a los que son o se sienten de esta ciudad puso esa en marcha esa maquinaria de emociones que pone alas en los pies de aquellos que no se lo querían perder.

La imagen de la Inmaculada Concepción, La Purísima, patrona de Torrevieja y el Santísimo bajo el palio de las grandes ocasiones se encontraron en las populares cuatro esquinas de los Fotógrafos Darblade. Una vez más. Para cumplir, ayer sí, con la tradición que vive de esa extraña alegría con la que amanece incluso quien no cree.Tras varios días de suspensiones procesionales por esta meteorología que ha convertido en la más atípica de su historia a la Semana Santa torrevejense, el Encuentro que rememora la aparición de Cristo Resucitado a su Madre se celebró entre las lágrimas del día. Su corto recorrido por el centro del casco urbano facilitó su normal desarrollo pese a que caía una fina lluvia.

Esta edición era especial. Sobre todo para Antonio Pacheco Sánchez -conocido popularmente como 'El Rojo'- y su esposa, Carmen Baraza Soler, que han sido los encargados de retirar la mantilla de luto que la Purísima Concepción porta en la primera parte de la procesión. Ha sido la primera vez que dos personas conjuntamente -una de ellas, además, mujer- protagonizan este gesto con el que los fieles católicos de Torrevieja celebran la Resurrección del Señor. Era la primera vez que la familia Mínguez Parodi cedía el testigo de un acto que tradicionalmente ha desempeñado uno de sus miembros a lo largo de varias décadas.Y así, entre un velo de lluvia y pétalos de flores, paraguas y mucha emoción, los torrevejenses acompañaron en una mañana íntima y recogida a su Patrona y al Santísimo por los lugares de la costumbre.

Tracas y cohetes pusieron punto y final a la tradicional procesión para alegría de muchos y pesahombre de otros que se tienen que marchar sin haber tomado el sol en la playa ni pasear por los "hippies" o disfrutar de las terrazas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook