16 de abril de 2019
16.04.2019
Orihuela

Mimando a los Salzillos

El Martes Santo es el día que coinciden más obras del escultor barroco murciano, cuyas cofradías titulares cuidan con esmero durante el año

16.04.2019 | 00:00
Mimando a los Salzillos

Obras de arte valiosas y delicadas. Contar con una imagen realizada por el escultor barroco Francisco Salzillo es un honor para la cofradía que cuenta con la suerte de tenerla. Pero también es una responsabilidad cuidar de estas obras de arte de incalculable valor por la delicadeza con la que hay que tratarlas y mantenerlas. Sus titulares tienen que pagar a restauradores que vigilan que este patrimonio dure para siempre.

Dicen que una imagen de Salzillo es fácilmente reconocible cuando la miras y parece que va a cobrar vida. Es la sensación que producen las dos tallas que hoy serán protagonistas de la Semana Santa de Orihuela, declarada de Interés Turístico Internacional. El Martes Santo en la ciudad es «martes de salzillos», por las dos imágenes titulares que hoy procesionan, obras del escultor murciano Francisco Salzillo. Se trata de Nuestro Padre Jesús de la Caída de la Cofradía de El Perdón, tallada en 1754, y el Cristo del Ecce Homo, que data de 1777, de la cofradía que recibe su nombre. Contar con un Salzillo como imagen es un honor y un orgullo, pero también una responsabilidad, como reconoce María Dolores Rodríguez, presidenta de la Cofradía del Ecce Homo. «Para mí es el Cristo más guapo del mundo y depende del lado que lo mires parece que habla de una forma o de otra, tiene caras distintas y eso solo lo consiguió Salzillo», señala.

Son tallas de incalculable valor que reposan en el Museo de la Semana Santa de Orihuela, a pesar de que no cuenta con las mejores condiciones en cuanto al control de la luz y la humedad que este tipo de joyas artísticas debería tener. «No cuenta este espacio con las condiciones ambientales y de conservación que nos gustaría, ya que se trata de obras muy valiosas las que guarda», lamenta Rodríguez. Las cofradías que cuentan entre sus imágenes con una obra del escultor barroco murciano costean el trabajo de restauradores que, periódicamente, acuden a ver el estado de las imágenes. Afortunadamente, de momento los salzillos oriolanos gozan de un buen mantenimiento, fruto de ese trabajo concienzudo, y costoso, de las cofradías que cuidan como un tesoro de sus mejores imágenes. «Nos ocupamos de su limpieza, solo de quitarle el polvo ya que no se puede tocar, y para ello es necesario el uso de unos plumeros especiales y de paños suaves de algodón blanco porque son muy delicadas», comenta la presidenta del Ecce Homo.

La imagen del Ecce Homo, que procesiona junto a Pilatos, sale hoy con una capa bordada en oro de color púrpura del año 1830 «como dice el Evangelio, aunque esto no permite que el público vea los detalles, como los moratones en su espalda y las heridas que parecen de verdad, que sangran». Esta cofradía cuenta con otro Salzillo, San Judas Tadeo, que no procesiona en Semana Santa y que se conserva en la iglesia de las Santas Justa y Rufina. «Lo que me encantaría es que este Ecce Homo tuviera culto».

La segunda cofradía que sale hoy en procesión es la de El Perdón en la que coincide con el Ecce Homo en su talla de Salzillo y los tronos de plata del orfebre valenciano Manuel Orrico. Nuestro Padre Jesús de la Caída será la primera obra de arte en cruzar las calles de Orihuela, un cristo esculpido por las manos del maestro Francisco Salzillo en 1754. Se trata del paso titular de esta cofradía, que iniciará la procesión de con sus cuatro imponentes conjuntos escultóricos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook