02 de abril de 2019
02.04.2019

El detenido por el crimen machista de Rojales ofrece versiones contradictorias a los agentes

"Está ofreciendo resistencia en cuanto a dar una versión de los hechos", ha señalado el delegado del Gobierno

02.04.2019 | 16:38
Un agente de la Guardia Civil inspecciona el piso donde ha aparecido la víctima.

El hombre de 49 años detenido como presunto autor de la muerte de su pareja, de 39, ayer en un apartamento de Rojales ofrece "constantes contradicciones" a los agentes que le toman declaración.

Así lo ha informado el delegado del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Juan Carlos Fulgencio, sobre el arrestado, que al igual que la víctima es de nacionalidad húngara, por el último crimen machista, ocurrido a última hora de ayer en la urbanización 'Pueblo Bravo'.

"Él está ofreciendo resistencia en cuanto a dar una versión de los hechos y entra en constantes contradicciones", ha afirmado Fulgencio, quien ha añadido que, por esta causa, deberá ser la autoridad judicial y la labor de los forenses los que arrojen luz sobre lo realmente ocurrido.

El detenido se halla en los calabozos de la Comandancia de la Guardia Civil de Alicante, donde previsiblemente permanecerá hasta que pase a disposición judicial en un plazo de 72 horas.

El delegado del Gobierno ha manifestado que el presunto agresor y la víctima mortal habían llegado a España para pasar unas vacaciones tres horas antes de que se produjera el crimen, y ha añadido que, a expensas de que lo confirme la autopsia, "todo apunta a que sí es violencia de género".

Además, Fulgencio ha apuntado que este tipo de situaciones exigen a la sociedad a "actuar" puesto que "las mujeres mueren y necesitamos acciones contundentes contra esta lacra".

El crimen ocurrió ayer por la tarde en un apartamento de la urbanización 'Pueblo Bravo' de Rojales, a donde la pareja formada por la víctima y el detenido acababa de llegar desde su país en un vuelo que aterrizó en el aeropuerto de Alicante sobre las 18 horas.

A las 21, el detenido telefoneó a un amigo que vive cerca del apartamento, también húngaro, y le relató lo ocurrido, y esta tercera persona fue quien avisó al '112'.

El cuerpo de la mujer presentó signos de violencia pero no de fuego o de arma blanca, y el varón detenido también tenía heridas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook