10 de noviembre de 2018
10.11.2018
Orihuela

Unas obras dejan al descubierto restos del siglo XII en adelante

El arqueólogo municipal, que supervisa los trabajos, considera que no son de gran valor

10.11.2018 | 00:07
Unas obras dejan al descubierto restos del siglo XII en adelante
Trabajos arqueológicos y, al fondo, fachada que se conservará.

Las obras para levantar un nuevo edificio en el centro de Orihuela han dejado al descubierto parte de la historia de la ciudad. Se trata de restos de arranques de muros y cimentaciones desde el siglo XII hasta el XX entre las calles Timor y Comedias. Aunque no representan un importante valor ni histórico ni arqueológico se están documentando para tener un conocimiento más profundo de lo que era la trama urbana de Orihuela en diferentes épocas, según dijo a INFORMACIÓN el arquitecto supervisor del proyecto. Lo más destacado son los restos de un patio de época Andalusí del que solo se conservan algunas losas.

Los trabajos están siendo supervisados tanto por el Ayuntamiento de Orihuela, con el arqueólogo municipal, Emilio Diz, a la cabeza, como por la Conselleria de Cultura. Este diario pudo acceder ayer a las excavaciones arqueológicas que se están llevando a cabo. Los trabajos se iniciaron el pasado mes de marzo para construir el nuevo edificio que ampliará las oficinas centrales de Caja Rural Central en unos terrenos de su propiedad en la parte trasera de su actual inmueble.

Como es preceptivo en cualquier solar del casco histórico, se hicieron unas catas arqueológicas que documentaron la existencia de algunos restos de muros y cimentaciones. El arqueólogo municipal explicó que, aunque es difícil hacer una valoración hasta que no culminen los trabajos (lo que está previsto para finales de diciembre), de momento «no se ha encontrado algo diferente a lo que sale en cualquier excavación urbana en el casco histórico de Orihuela; no hay ni una mezquita, ni necrópolis ni ningunos baños árabes». Diz explicó que todo se está documentando y que se han encontrado materiales de época islámica o importaciones italianas que se conservarán en el museo arqueológico municipal. Restan por hacer excavaciones en la parte más cercana a la actual sede del banco.

«Escrupulosos»

Los trabajos cuentan con tres permisos, el del Consistorio y dos de la Conselleria de Cultura, tanto el de patrimonio arquitectónico al tener que integrarse el nuevo edificio que se construya con el Bien de Interés Cultural que es la Catedral, que se encuentra a solo unos metros, como el arqueológico. El director de Caja Rural Central, José Víctor Guillén, quiso dejar claro que «estamos siguiendo el escrupuloso cumplimiento de cualquier normativa tanto urbanística como arqueológica, llevamos 100 años en Orihuela y tenemos un gran compromiso con la localidad». Guillén explicó que el nuevo edificio, cuya construcción se iniciará una vez termine el trabajo arqueológico, será de dos plantas y se ajustará al volumen y la forma que marca el Plan Especial de Protección del Casco Histórico de Orihuela y al entorno de protección del BIC de la Catedral.

El solar se encuentra en la ladera del Monte de San Miguel. De lo encontrado, lo que más abunda son los pozos y fosas sépticas (letrinas), de lo que hasta el momento ya se han localizado 16 de los siglos XVII y XVIII. La mayoría eran de la antigua posada que se instaló en ese lugar en el siglo XVIII y cuya fachada con un arco gótico medieval se va a conservar y restaurar y que se integrará en la trama del nuevo edificio que se va a levantar y será una de las entradas al inmueble, por la calle Comedias y la plaza del mismo nombre donde, en su época, se hacían espectáculos.

Entre los restos hay también arranques de muros árabes de los siglos XII y XIII, mal conservados, y lo que en su día fueron tierras de cultivo. En cada tramo de las excavaciones -se desmonta lo más moderno para llegar a lo más antiguo- se utiliza la técnica llamada topogrametría (fotos y topografía para documentar cada resto arqueológico), según explicó el arquitecto responsable de la obra. «Seguimos las instrucciones del arqueólogo municipal, de la Conselleria y del Ayuntamiento y el proyecto se está haciendo con su supervisión, y si localizáramos algo que hay que mantener, lo haríamos», señaló.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook