12 de octubre de 2018
12.10.2018
Guardamar del Segura

Instituto busca profesor... ya

Maestros, padres y alumnos del IES Les Dunes reclaman cubrir una vacante de profesorado de valenciano desde que se inició el curso

11.10.2018 | 23:51
Instituto busca profesor... ya
Imagen de la protesta de ayer en el patio del IES Les Dunes al finalizar las clases, con presencia de alumnos de bachiller, padres y profesores.

Los bachilleres que preparan la PAU señalan que sufren un agravio frente a otros centros.

Alumnos y profesores del Instituto de Enseñanza Secundaria «Les Dunes» de Guardamar reclamaron ayer a la Generalitat que cubra una plaza de profesor de valenciano que falta desde que comenzó el curso hace un mes. Un numeroso grupo de estudiantes, la mayoría de bachillerato, protagonizó, pasadas las dos de la tarde, una protesta en el acceso del centro educativo. Con esta movilización los alumnos, acompañados de padres y profesores quisieron denunciar que «siguen esperando que se adjudique la plaza de nuestro profesor de Valenciano, que igualmente debería impartir clase en otros niveles educativos».

Para estos alumnos «se trata de un hecho, grave en cualquier nivel, pero lo es especialmente en 2º Bachillerato, curso tras el cual nos espera un examen en las PAU para el que se nos impide prepararnos adecuadamente y de cuya nota dependerá en gran medida nuestro futuro universitario», según explicaron a este diario las delegadas de curso Rut Alonso, Isabel Parres y el profesor y padre de alumnos en el mismo centro, Miguel Buendía.

Guardamar es la única localidad de la comarca de la Vega Baja que se encuentra en dominio lingüístico valenciano. Todos los estudiantes que se presentan a la prueba de la PAU cursan la asignatura -y en este caso la mayoría de alumnos quieren cursarla- sin poder acogerse a la exención.
 
La Conselleria argumenta que aunque hay un amplio listado de profesores interinos, 170 para toda la Comunidad en la bolsa de trabajo de esa especialidad, la práctica mayoría están «desactivados», «lo que significa que renuncian a coger las plazas vacantes sin que ello les suponga ningún perjuicio, como ser desplazados al final de su lista, por un acuerdo que alcanzó la Conselleria de Educación con los sindicatos. «Desconocemos los entresijos legales de este sistema y, por ello, preferimos no valorarlo. Pero lo que sí conocemos perfectamente es su resultado: pasa el tiempo, las plazas no se cubren (sabemos que está ocurriendo en otros institutos y en otras especialidades) y los perjudicados somos nosotros: alumnos sin clase y que, en muchos casos, llegaremos en inferioridad de condiciones al examen de las PAU», indicaron ayer.

Interinos

Los afectados reclamaron una administración educativa «responsable»: «más ágil y eficaz, con métodos de organización para atribuir todas las plazas al inicio del curso, evitando perjuicios a aquellos que se encuentran más desprotegidos, los alumnos. Y le exigimos que ponga fin de inmediato a nuestra injusta situación».

En el trasfondo en esta falta de profesores está el hecho de que muchos centros de secundaria del Bajo Segura arrastra un porcentaje de interinidad muy elevado. Buena parte de los profesores interinos, según la materia, procede de la provincia de València. Al hecho de que les reserve puesto en la bolsa, y a que soliciten destinos fuera la comarca, se suma la oferta de empleo público puesta en marcha por la Conselleria de Marzà, que ha hecho que muchos de estos profesores estén estudiando para optar a las plazas de funcionario. La Conselleria de Educación no se pronunció ayer sobre la vacante.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook