12 de julio de 2018
12.07.2018
Torrevieja

Cala del Moro también protesta contra la playa canina en Torrevieja

Vecinos aseguran que no están en contra de la medida pero piden que solo se utilice un tramo del litoral de esa zona para perros

12.07.2018 | 16:55
Cala del Moro también protesta contra la playa canina en Torrevieja
Cala del Moro también protesta contra la playa canina en Torrevieja

Los defensores de la playas caninas han convocado una quedada el lunes a las 18 horas en Punta Margalla para defender la medida municipal.

En torno a un centenar de bañistas y vecinos de la Cala del Moro (o del Mal Paso) se han concentrado esta mañana sobre la arena de la playa para reclamar al Ayuntamiento que modifique su decisión de convertir todo este espacio litoral en una playa accesible al baño de perros. Los vecinos, la gran mayoria propietarios de apartamentos a un paso del mar, aseguran que no están en contra de que se habilite la zona canina pero mantienen que se ha hecho "una chapuza" que no contenta a nadie.

Maríia de los Ángeles Córdoba, que ha hablado hoy para INFORMACIÓN.es en representación de estos usuarios ha indicado que los vecinos no fueron consultados, y la mayoría de ellos, turistas residenciales procedentes de otras zonas de la comarca y del país, se enteraron que la playa canina iba a ser un hecho en Cala del Moro cuando ya se había decidido. La Cala del Moro es una de las menos conocidas de Torrevieja, situada entre Cabo Cervera, al sur de la Mata y la playa de Los Locos. Muy tranquila -es de las que necesita especificaciones concretas para llegar en coche-. Se alterna una pequeña cala con arena, la más cercana a los residenciales, con un tramo amplio de litoral rocoso pero accesible al mar.

Los vecinos han explicado que desde hace muchos años los usuarios que llegan con perros han utilizado esta zona rocosa para que sus mascotas se bañen "sin ningún problema". Ahora toda la playa con la cala de arena, -que es la que la utilizan principalmente los propietarios de viviendas- y la zona rocosa ha sido asignada a la playa canina. Según Córdoba. el concejal Javier Manzanares les dijo que era una cuestión de habituarse y que la creación de la playa atraería turismo y chiringuitos. "No queremos turismo y chiringuitos, queremos estar tranquilos", ha indicado, mientras otros concentrados se preguntaban por qué no se planteaba la playa para perros "en Cabo Cervera, delante del Barlovento, y con los socorristas y limpieza diaria que nosotros no tenemos". El problema de la designación de esta playa y Punta Margalla, donde también hubo protesta el domingo, como zonas caninas tiene su origen en que se trata de tramos litorales urbanos, utilizados por muchos usuarios desde hace años. No se trata de zonas aisladas y que se den a conocer ahora como playas caninas.

Córdoba también ha indicado que desafortunadamente se están produciendo conflictos con usuarios de perros. "La mayoría es gente muy educada pero otra no. Ayer uno arrancó una pancarta en la que decíamos que no queríamos playa para perros". Un grupo de vecinas y niños del barrio improvisaron una cacerolada "totalmente inofensiva". ayer por la tarde para rechazar la decisión. "Llegó un despliegue impresionante de policía local y guardia civil diciendo que estábamos alterando el orden público", mantienen las mismas fuentes.

Hoy jueves en la playa los usuarios con perros estaban justamente situados donde estos bañistas querían. En las zonas de rocas, separados de la cala de arena. Este diario ha podido presenciar una de las discusiones con usuarios acompañados de perros. En este caso porque una bañista ha duchado a su can en lavapiés antes de dejar la playa -por cierto un lavapiés que suministra agua potable-.

De momento en esta playa, y en Punta Margalla han desaparecido las señalizaciones que autorizan su uso para canes. Señales que también son confusas porque se "recomiendan" algunas prácticas, como tener a los animales atados, sin que sean una obligatoriedad. Además los operarios municipales han ubicado alguna papelera extra sin retirar una señalización que impide el paso de perros...en la playa para perros.

Tanto en Cala del Moro como en Punta Margalla la autorización para playa canina es provisional. El gobierno local pactó con toda la oposición -que también está a favor de esta medida aunque cuestiona cómo se ha hecho finalmente- una consulta popular para decidir qué tramo se autorizaba finalmente. La ausencia de garantías para celebrar la consulta hizo que el equipo de gobierno decidiera que coincida con las elecciones municipales de mayo 2019. 

A favor del civismo

Por otra parte, los defensores de estos espacios autorizados para los canes ha convocado para el próximo lunes una quedada en la playa de Punta Margalla para defender las playas caninas autorizadas por el Ayuntamiento. "A favor del civismo" es el lema principal de esta convocatoria espontánea. La afluencia de bañistas con sus mascotas a estas dos playas ha sido muy importante incluso antes de que se abrieran legalmente el pasado lunes. Además, el municipio está difundiendo su apertura en redes sociales. 

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook