20 de junio de 2018
20.06.2018
EN DIRECTO
Casado reprocha a Sánchez que "no ha dicho nada" en su discurso
Pilar de la Horadada

Un bañista sufre la picadura de una carabela portuguesa en Mil Palmeras

El Ayuntamiento acuerda el cierre de la playa hasta que los técnicos analicen hoy el estado de las aguas y de las corrientes - El herido fue trasladado al Hospital y está fuera de peligro

20.06.2018 | 00:32
La playa cerrada en una imagen facilitada por el Ayuntamiento.

El Ayuntamiento de Pilar de la Horadada informó anoche, pasadas las nueve, del cierre al baño en la Playa de Mil Palmeras después de que un bañista sufriera una picadura de una «carabela portuguesa», una medusa muy venenosa y que hasta este verano apenas se había oído hablar de ella en el litoral de la Costa Blanca. Esta persona fue trasladada a un centro sanitario y se encuentra fuera de peligro, según el comunicado oficial.

«La bandera roja ondea en la playa de Mil Palmeras por el avistamiento de 'carabelas portuguesas' y la picadura a un bañista esta tarde en la Playa de Mil Palmeras», explicaba el comunicado sin dar más detalles sobre un suceso que corrió como la pólvora por las redes sociales.

«Mañana miércoles (por hoy), a primera hora el servicio de socorrismo examinará las aguas y corrientes y los técnicos decidirán la apertura de la playa. El bañista que ha sufrido la picadura ha sido trasladado a un centro hospitalario y se encuentra fuera de peligro», se añade en la nota.

Segundo caso

Este es el segundo caso de una picadura de carabela que se registra esta primavera en las aguas de la provincia, el pasado 20 de mayo un niño de Crevillent, de 11 años, tuvo que ser trasladado al Hospital General de Elche después de sufrir una picadura mientras se bañaba en la playa de La Marina, entre el municipio ilicitano y Guardamar del Segura. La picadura se produjo mientras ondeaba la bandera verde. Aquel episodio ocurría al mismo tiempo que más de un centenar de kilómetros de playas en la provincia estaban cerradas tras el avistamiento de ejemplares de esta medusa tan peligrosa y venenosa. El fenómeno se produjo de norte a sur, desde Altea, Benidorm y La, pasando por El Campello, San Juan y Alicante, las playas de Elche y afectando, finalmente, a las de la Vega Baja. Desde aquel incidente en La Marina no se había vuelto a oír hablar de una medusa que debería estar en alta mar porque huye del agua caliente.

«La Concejalía de Medio Ambiente ha prohibido el baño en la playa y pide a todos los bañistas que respeten en todo momento las banderas, así como a la hora de bañarse tomen precaución y alerta», concluye la nota del Ayuntamiento de Pilar de la Horadada.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook