20 de febrero de 2018
20.02.2018

La Guardia Civil investiga a una presunta falsa veterinaria de Orihuela

La mujer llevaba seis años vendiendo perros y gatos por internet con cartillas de vacunación falsificadas

20.02.2018 | 14:48
Cartilla sanitaria falsificada.

Agentes de la Guardia Civil pertenecientes al Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) han investigado en Orihuela a una mujer española de 29 años como presunta autora de un delito de intrusismo profesional y un delito de falsedad documental. Al parecer se dedicaba a vender perros y gatos por internet y adjuntaba cartillas sanitarias de vacunación falsificadas. 

La investigación del Seprona se inició al detectar varias irregularidades en cartillas veterinarias de varios perros, que habían sido llevados a clínicas veterinarias de Orihuela y en Santomera (Murcia). Los animales, que tenían su procedencia en la provincia de Alicante, tenían una cartilla veterinaria en las que constaba el pedigrí, además de diversas vacunas y desparasitaciones. Sin embargo esas cartillas no tenían el formato oficial que está regulado por la  Consellería de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural de la Generalitat Valenciana, ni los datos de las vacunas y desparasitaciones tenían el sello, firma y nº de colegiado del veterinario que supuestamente debía haberlos suministrado al animal.
 
Los agentes investigaron la procedencia de todos y cada uno de los animales con estas cartillas falsas, averiguando que los dueños habían comprado los animales por internet.
 
Tras realizar las pesquisas pertinentes, la investigación condujo a una mujer de 29 años, que podría llevar al menos 6 años vendiendo perros y gatos de diferentes razas. En esta ocasión, fueron dos los cachorros de raza chihuahua los que entregó junto con una cartilla sanitaria que no era oficial, y que a pesar de tener la pegatina de la vacuna, no tenía la firma ni el número del veterinario colegiado correspondiente, con el consiguiente riesgo para la salud de los propietarios y de los animales, al desconocer su procedencia o su correcta administración.
 
Una vez localizada la vendedora de los animales, los agentes del Servicio de Protección a la Naturaleza han investigado a esta mujer española, de 29 años, como presunta autora de un delito de falsedad documental y otro delito de intrusismo profesional. 
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine