16 de diciembre de 2017
16.12.2017
Albatera

Venganza, lágrimas y Alcaldía para el PP

La abstención de Mila Pérez, quien abandonó el PSOE hace un año por discrepancias con Rosa Guillén, hace regidora a la popular Ana Serna

15.12.2017 | 23:56
Venganza, lágrimas y Alcaldía para el PP
Venganza, lágrimas y Alcaldía para el PP

La candidata socialista no puede reprimir el llanto al no poder recuperar la vara de mando que cogió en 2015.

El PP de Albatera recuperó ayer tarde la Alcaldía tras dos años y medio en la oposición. Ana Serna es desde hoy la nueva regidora tras ser elegida por el pleno en una ajustada votación. La popular obtuvo los ocho votos de su grupo, los mismos que la socialista Rosa Guillén (PSOE, Cs y UPyD). La abstención de la edil no adscrita, Mila Pérez (que concurrió a las elecciones con el PSOE y se marchó hace un año por discrepancias con su portavoz), fue crucial. La enemistad entre ambas es evidente y ayer quedó patente. Al producirse un empate la popular obtuvo la vara de mando pues la suya fue la lista que obtuvo más votos en las pasadas elecciones.

Serna tiene 43 años, es empresaria del ramo sanitario y estudiante de Ciencias Políticas. Desde hoy se convierte en la tercera alcaldesa de Albatera en lo que va de mandato, tras pasar por el cargo Rosa Guillén (PSOE) y Rosario Ballester (UPyD). Las primeras palabras de la nueva regidora fueron de agradecimiento a los votantes del PP y a Federico Berna, quien ha renunciado a postularse como alcaldable y le ha dado la oportunidad de coger la vara de mando.

La investidura de Ana Serna como regidora ha puesto punto y final a la aventura del tripartito (PSOE, Ciudadanos y UPyD) que asumió las riendas del Ayuntamiento en junio de 2015. Los tres grupos sumaron nueve ediles y desbancaron al PP, que obtuvo ocho. La mayoría absoluta no les duró demasiado porque siete meses después Mila Pérez abandonó el grupo socialista y dejó en minoría al gobierno. El acuerdo sellado al principio de mandato consistía en que Guillén gobernaría como alcaldesa el primer año, Ballester el segundo año, y hasta final de legislatura era la socialista la que tendría que llevar el bastón de mando. Sin embargo, eso es algo que no ha sucedido porque el tripartito no ha tenido los votos suficientes para devolverle la llave de la Alcaldía. Durante la sesión algunos de los vecinos han reprochado a Mila Pérez su abstención y en voz baja la han llamado traidora. Acabada la sesión, Rosa Guillén, visiblemente emocionada y entre lágrimas, recibió el apoyo de numerosos socialistas de la comarca que acudieron para arroparla, entre ellos el secretario comarcal del PSOE, Manuel Pineda. Por otro lado, diferentes cargos del PP, como la secretaria del PPCV, Eva Ortiz, también estuvieron presentes en el pleno y felicitaron al nuevo equipo de gobierno.

Se trata de la segunda Alcaldía que pierde el PSOE en la comarca, tras la moción de censura registrada en Almoradí que dio el bastón de mando a María Gómez (PP). Por su parte, los populares se rehacen del varapalo que supuso el tener que dejar la Alcaldía de San Fulgencio hace algunos días después de que el regidor, Carlos Ramírez, se negara a abandonar el cargo y fuera expulsado, gobernando en la actualidad con cinco ediles populares también expulsados.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine