11 de julio de 2017
11.07.2017
Formentera del Segura

Un incendio obliga a los vecinos de un edificio a refugiarse en la azotea

Las llamas se iniciaron en un inmueble del primer piso y el humo subió con rapidez dejándolos «acorralados»

10.07.2017 | 23:24
Un incendio obliga a los vecinos de un edificio a refugiarse en la azotea

Un incendio declarado la madrugada de este lunes en Formentera del Seguro obligó a evacuar un inmueble en esta localidad. El fuego se inició en el primer piso del edificio «Picasso» en la calle Lepanto de esta localidad a la 1.30 horas por causas que se están investigando. Las llamas rápidamente empezaron a devorar el interior de la casa, de donde salía un intenso humo negro que se fue expandiendo por el interior del edificio subiendo a los pisos superiores.

A su llegada, los efectivos de bomberos decidieron evacuar a todos los vecinos del inmueble pero el humo tóxico que salía de la vivienda del primer piso desaconsejó que salieran a la calle y se decidió que todos subieran hasta la azotea donde permanecieron hasta que el fuego se dio por extinguido, a las 2.34 de la madrugada.

En total fueron más de 30 personas las que tuvieron que subir hasta la terraza del tejado del inmueble guiados por los bomberos. El edificio tiene tres plantas y hay 6 viviendas en cada una de ellas. Algunos de los inquilinos estaba durmiendo cuando se declaró el incendio en el piso inferior.

Susto

Los bomberos tuvieron que emplearse a fondo para extinguir el incendio por la virulencia de las llamas. Afortunadamente, todo quedó en un susto para esta comunidad de vecinos que pudieron volver a sus casas una vez extinguido el fuego y tras permanecer cerca de una hora en la azotea.

La vivienda incendiada, sin embargo, sufrió numerosos daños, prácticamente la mitad de la casa se quemó. Las llamas afectaron, sobre todo, a la cocina y al salón comedor.

En la extinción del fuego intervinieron cinco vehículos de bomberos del parque de Orihuela y del subparque de Almoradí.

Caída de techo

Por otro lado, los bomberos tuvieron que intervenir el pasado domingo en otro suceso ocurrido en el Raiguero de Poniente, en Orihuela, al caerse el techo de una vivienda sobre el comedor. Afortunadamente, la casa estaba vacía y no hubo que lamentar heridos.

El inmueble, en la calle Oliva, contaba con un doble techo de madera que se vino abajo a causa de su deterioro. La vivienda está abandonada aunque se sospecha que estaba siendo habitada por personas sin hogar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine