18 de septiembre de 2012
18.09.2012
Información

Blanca, hasta las pestañas

El obispo Murgui entrará el 29 en Orihuela para su toma de posesión a lomos de Pepita, una mula de 3 años

18.09.2012 | 02:00
La mula permanece en un establo sin saber el protagonismo que tendrá el próximo día 29.

La tradición manda desde hace cinco siglos que una mula blanca sea la que lleve al nuevo obispo de la Diócesis Orihuela-Alicante desde San Antón hasta la Puerta de la Olma el día de su toma de posesión. Esta singular tradición se había interrumpido con los cuatro últimos obispos, que entraron en la ciudad a lomos de burras al carecer de un animal de estas características que, esta vez, se ha conseguido.

La mula blanca que portará al obispo Murgui el próximo 29 de septiembre, desde el barrio de San Antón hasta la puerta de la Olma y antes de su toma de posesión, ya está en Orihuela. Pepita, que así se llama la acémila, llegó a comienzos de septiembre, traída desde Córdoba especialmente para la ocasión. Su dueño, Pepe Guillén, asegura que no ha sido fácil conseguirla, pues "en esta zona no hay ningún animal de estas características". Además, los pocos ejemplares blancos no lo son de nacimiento, pues "muchas de ellas nacen tordas (con pelaje mezclado entre negro y blanco) y se van volviendo blancas con la edad, por vejez, pero no es un blanco puro" como el de Pepita, que apenas ha cumplido los tres años de edad.
De ahí que se haya tenido que desplazar hasta en dos ocasiones más de 500 kilómetros para conseguirla. Por tanto, será la primera vez en años que el obispo entre en la ciudad a lomos de una mula, como manda la tradición desde 1566, ya que en las cuatro ocasiones anteriores en las que la Diócesis recibió a un nuevo obispo en la ciudad, se tuvo que hacer mediante una burra, debido a la dificultad de encontrar un animal que imite la entrada de Jesucristo en Jerusalén.
Traer al animal hasta la ciudad le ha supuesto a su dueño el pago a cuenta de dos caballos de distintos tamaños y 350 euros para su transporte. Pepe Guillén asegura que lo ha hecho "por una mezcla de capricho y por ayudar a unos amigos que me pidieron que consiguiera el ejemplar". Nadie como él para conseguirlo, pues lleva toda una vida dedicada a la cría de animales en su finca en El Escorratel. Allí, aún conserva caballos, burros, cabras, gallinas y otros animales que le ocupan la mayor parte del día. Aunque ya se ha jubilado, sigue dedicando su tiempo a lo que más le gusta. Ahora, entre sus tareas estará adiestrar a Pepita para que lleve al obispo el próximo día 29, aunque asegura que "es una hembra muy dócil, que no presenta ningún problema y que podrá cargar con el obispo fácilmente".

Peso
Para ello, ya lleva cerca de una semana ensayando, pues se está montando todos los días para que se acostumbre a llevar peso encima. Además, unos días antes del histórico evento, la llevará al barrio de San Antón para que se acostumbre al recorrido hasta la Puerta de Santo Domingo y todo salga según lo previsto. Después, la mula volverá a manos de Guillén, quien podrá sacarle rendimiento en otras fiestas y celebraciones.
Personalidades del Obispado ya han visitado a Pepita. El deán de la Catedral, José Antonio Gea, y el vicario general, Francisco Conesa, conocieron el viernes al animal y "quedaron encantados", según su dueño. Durante la mañana de ayer también recibió la visita del alcalde, Monserrate Guillén (por cierto, primo de Pepe), así como del concejal de Protocolo, Juan Ignacio López-Bas, y de la concejala de Festividades, Carolina Gracia. Pepita será, junto al obispo Murgui, la gran protagonista del acontecimiento histórico que se volverá a repetir el día de San Miguel.

Tradición convertida en obra literaria
La librería Codex, situada en la Plaza de San Sebastián, acogerá esta tarde, a partir de las 20 horas, la presentación del libro "La Entrada de los Obispos a Orihuela". A lo largo de sus 56 páginas, sus autores, Antonio Luis Galiano Pérez, cronista oficial de la ciudad, y Jesús García-Molina Pérez, del Archivo Municipal de Orihuela, realizarán una cronología desde los siglos XVI a XIX con los datos y curiosidades más destacadas de este acto de recibimiento que tan solo ha perdurado hasta nuestros días en las diócesis de Orihuela y Sigüenza. En esta obra se recogen escritos del siglo XVII donde ya aparece la tradicional mula blanca y explican algunos detalles como la entrada al barrio de San Antón o el tradicional arroz y costra que inicia el acto. i. j. iniesta

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído