20 de septiembre de 2011
20.09.2011
Benejúzar

Los "indignados" evitan el desahucio de una mujer en paro y madre de dos hijos

La mujer se echó a llorar tras saber que podía seguir por ahora en la vivienda que adquirió en 2006, tres años antes de quedarse sin empleo por la crisis

20.09.2011 | 02:00
Un momento de la concentración ayer para evitar que la mujer se quedara en la calle.

Una veintena de manifestantes impidió ayer que una mujer desempleada con dos hijos menores fuera desahuciada de su vivienda, ubicada en la localidad de Benejúzar. Los allí concentrados, miembros de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) de Torrevieja y Vega Baja, impidieron de forma pacífica que la comisión judicial accediera a la vivienda para notificar en persona a la afectada la orden de desalojo.
A la convocatoria, impulsada a través de distintas redes sociales, acudieron miembros de diversos colectivos y procedentes de otras localidades de la provincia que consiguieron paralizar el desahucio de Mari Carmen, una mujer procedente de Guinea Ecuatorial que vive en España desde hace 15 años y que carece de empleo desde 2009, cuando se agudizó la crisis económica y se convirtió en otra víctima más de las listas del paro.
El coordinador de la plataforma en la comarca, Antonio Padilla, explicó a este diario que la mujer adquirió la vivienda hace cinco años a través de un préstamo hipotecario por 140.000 euros. Tras los reiterados impagos de las mensualidades de 630 euros, la entidad bancaria con la que mantiene la deuda procedió a subastar la casa por la cantidad de 70.000 euros, y como ningún comprador se hizo con ella, acabó adjudicándola por 20.000 euros, un precio siete veces menor respecto al que la adquirió la propietaria.

Vítores
Los activistas, que como en cada convocatoria vitorearon consignas a favor de la dación en pago y en contra de los multimillonarios rescates a la banca con dinero público, se concentraron a las puertas del inmueble poco después de las 11 de la mañana. Su manifestación evitó que la afectada saliera de la vivienda para recoger su orden de desahucio y fueron ellos mismos los encargados de hablar con la delegación judicial, puesto que temían que la mujer saliera del inmueble y no le permitieran regresar.
La acción terminó poco después de las 13 horas cuando la comisión judicial se marchó del lugar sin llevar a cabo su cometido, momento en el que la perjudicada salió a la calle muy emocionada para agradecer el apoyo recibido.
El objetivo de la PAH es negociar ahora un acuerdo con la entidad financiera de la hipoteca para tratar de conseguir un alquiler social para esta mujer y sus dos hijos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine