02 de agosto de 2011
02.08.2011
Orihuela

Guillén se plantea clausurar la parte del vertedero que se ubica en término de Orihuela

Fenoll quiere ampliar la planta sólo con la aprobación de Murcia

02.08.2011 | 02:00
Rueda de prensa de ayer del alcalde Guillén.

El alcalde de Orihuela, Monserrate Guillén (Los Verdes) asegura que tiene una "hoja de ruta" para poner negro sobre blanco de una vez por todas si el vertedero de "Proambiente", propiedad de Ángel Fenoll, se sitúa parcialmente en la pedanía de La Murada (Orihuela) sin permiso -algo de lo que no tiene la menor duda-, y acometer de una vez por todas una solución definitiva: "Habrá que legalizarlo -si es que es legalizable- o clausurarlo, este equipo de gobierno no va a vacilar en respetar la legalidad", dijo.
Antes, Urbanismo elaborará un informe sobre "las actividades que desarrolla "Proambiente" en Orihuela" y lo enviará al Consell, porque "es cierto que la Generalitat y los gobiernos locales anteriores no han reconocido nunca que "Proambiente" esté en Orihuela, pero sí hay sentencias que lo dicen (y fotos aéreas que mostró)". Como aperitivo, Urbanismo ya dice que "parte de las instalaciones que se encuentran dentro de Orihuela se sitúan en suelo clasificado en el PGOU como de protección estricta de interés paisajístico".
El caso es que el empresario Ángel Fenoll está tramitando unilaterlamente con al Conserjería de Medio Ambiente de Murcia la ampliación de su vertedero en Abanilla, obviando que una parte importante de esta ampliación se ubicará en el vecino término municipal de Orihuela, según sostiene el alcalde (aunque dijo que el proyecto lo reconoce textualmente, algo que negaron ayer fuentes de "Proambiente", que indicaron que sólo se cita el término de Abanilla).

Un vaso, oficinas y viales
Guillén concretó que en la pedanía oriolana de La Murada se construirán nada menos que "accesos y viarios internos de distribución, oficinas, aparcamientos, el vaso del vertedero denominado en el proyecto como "Abanilla-Crevillent", la planta general de abastecimientos, saneamiento y lixiviados y la zona de afino de compost".
Con todo, el Ayuntamiento de Orihuela ha alegado el penúltimo día porque se enteró de rebote de que el empresario quiere ampliar el vertedero: Alguien de la asociación vecinal Asojoven de La Murada vio en Abanilla un cartel de la información pública del proyecto, y puso sobre la pista al consistorio. De no ser por esta carambola, Guillén cree que la autorización ambiental se estaría concediendo sin tener en cuenta a la Conselleria de Medio Ambiente valenciana ni a Orihuela. "¿Por qué tiene que tomar Murcia una determinación que nos corresponde a nosotros?", se preguntó Monserrate Guillén.
Así, el concejal de Urbanismo de Orihuela, Antonio Zapata, apeló a "la lealtad institucional del Ayuntamiento de Abanilla". Y es que para alegar el Ayuntamiento solicitó una copia del proyecto y obtuvo como respuesta un no, con la explicación de que "existía la negativa del autor del proyecto a la expedición de copias, un argumento peregrino al que también alegamos", dijo Guillén.
Las alegaciones van fundamentalmente en la línea de que no se puede conceder autorización sin contar con Orihuela, pero también desgranan la afección para el medio ambiente de esta ampliación y que se está tramitando sin la preceptiva cédula de compatibilidad urbanística, que debió de ser previa y que no existe.

Un linde entre regiones que "baila" 7.000 m2

Según expuso ayer el concejal de Urbanismo de Orihuela, Antonio Zapata, la empresa "Proambiente" trata de aprovecharse de una "discrepancia mínima" entre la Región de Murcia y la Comunidad Valenciana del trazado del linde entre los términos municipales de Abanilla y Orihuela. El Ayuntamiento oriolano ya se ha puesto en contacto con el Centro Nacional de Información Geográfica para que emita un informe que confirme lo que ellos defienden, y la controversia, dijo, proviene simplemente de "una aplicación informática que determina dónde empiezan y acaban los términos. Aprovechando esa discrepancia, "Proambiente" se apoya en un pretendido fraude de ley para conseguir la autorización ambiental única sin contar con el Ayuntamiento de Orihuela". Esa diferencia, explicó Zapata, es de un área de 7.000 m2, una superficie despreciable que equivale a unos milímetros en el mapa. Además, incluso usando el trazado erróneo el vertedero queda parcialmente dentro de Orihuela (es decir, que en ningún caso sería solo suelo murciano).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook