12 de junio de 2011
12.06.2011
Almoradí

Parte del público abuchea a una edil por negarse a prometer ante un crucifijo

María Jesús Pérez, de Izquierda Unida, retiró el símbolo religioso, a pesar de la insistencia del alcalde en que siguiera sobre la mesa todo el acto

12.06.2011 | 02:00

El pleno de constitución de la nueva Corporación de Almoradí estuvo marcado por la colocación en la mesa ante la cual los nuevos ediles tenían que prometer o jurar su cargo de un crucifijo de metal de casi 40 centímetros de alto que presidía el acto. El crucifijo continúa con la polémica generada por Juan Cotino el pasado viernes en las Cortes Valencianas, en las que colocó durante el acto un crucifijo frente a él y anteponiendo su voluntad personal a la aconfesionalidad del Estado.
El símbolo religioso pasó prácticamente desapercibido hasta el momento en el que le tocó prometer el cargo a la nueva concejal de Izquierda Unida, María Jesús Pérez (esta formación es la única que ha crecido en Almoradí pues ha pasado de uno a tres representantes). La nueva edil solicitó al secretario municipal que se retirara el crucifijo antes que ella ratificara el cargo, a lo que el numeroso público asistente se dividió entre gritos, aplausos y abucheos. La algarabía que se formó en el salón fue aprovechada por el regidor, que repite, Antonio Ángel Hurtado (Partido Popular) para reclamar que el crucifijo no se moviera del lugar y permaneciera en todas las tomas de poder siguientes.
El nuevo edil Alejandro Lorenzo, también concejal de Izquierda Unida, quien asumía la presidencia de la mesa constitutiva de la nueva Corporación, ante la situación que se estaba generando, solicitó al público que se abstuvieran de realizar manifestaciones, intentado tranquilizar el ambiente, a lo que algunos le contestaron que se volviera a colocar el crucifijo que se había retirado, algo a lo que se procedió para terminar el pleno sin mayores incidentes.

Agradecimiento
Salvo por la polémica del crucifijo, el pleno se desarrolló como estaba previsto y dio nuevamente la Alcaldía a Hurtado, la cuarta consecutiva con mayoría absoluta, el cual aprovechó en sus palabras para abogar por el trabajo conjunto para la mejora del pueblo en los próximos cuatro años, a los que ya anticipó que serán de austeridad en el gasto.
Igualmente recalcó que tomará posesión de su cargo como diputado autonómico, por lo que pasará dos días a la semana en Valencia. Este nombramiento se producirá probablemente en otoño por una serie de incompatibilidades de otros cargos electos, según fuentes del Partido Popular. Hurtado felicitó a los miembros de su partido y de la oposición por los resultados y a su familia y a los socios de su empresa por la comprensión mostrada. Su discurso terminó entre aplausos y felicitaciones del numeroso público asistente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook