23 de mayo de 2011
23.05.2011
VEGA BAJA

El PP mantiene ocho alcaldías en la Vega Baja, el PSOE tres y el resto están en el aire

Los socialistas pierden Guardamar y Redován y el PP la de Rafal

23.05.2011 | 03:15

­En el resto de la comarca de la Vega Baja (a excepción de Orihuela y Torrevieja), el Partido Popular (PP) ha aumentado su cuota de poder después de quitar al menos dos alcaldías a los socialistas: Guardamar del Segura y Redován; y tiene la posibilidad de pactar con otros grupos políticos en, al menos, otras cuatro que están en estos momentos en poder del PSOE: Bigastro, Pilar de la Horadada, San Fulgencio y Benijófar.

En cambio, el PP ha perdido sólo una, la de Rafal (que pasa de José Arronis al socialista Manuel Pineda), y está pendiente de lo que suceda en Dolores, Jacarilla, Daya Nueva y Catral, municipios en los cuales, pese a ser la fuerza más votada, necesitará igualmente de pactos para gobernar con cierta estabilidad.

Los ocho municipios donde los populares siguen mandando con gran fuerza son los de Callosa de Segura, Formentera, Benejúzar, Almoradí, Cox, Albatera, Algorfa y Daya Vieja. En todos ellos han logrado la mayoría absoluta, mientras que el PSOE ha obtenido las alcaldías de Los Montesinos, Benferi y San Isidro.

Las dos alcaldías seguras que pierden los socialistas son las de Redován y Guardamar, pero por distinto motivo. En el primero de los municipios, la alcaldesa Leticia Bas ha terminado la legislatura con un escándalo que está en los juzgados, como fue la contrata del servicio del agua. Un edil del equipo de gobierno –un independiente– está imputado por estos hechos. La respuesta en las urnas, a favor del PP ha sido muy clara porque Emilio Fernández le ha doblado en votos (2.629 y 63% por 1.248 y 29,9%).

En Guardamar los ciudadanos no han apoyado la gestión de Marylène Albentosa que, además, tenía el hándicap de la aparición en estos comicios de EUPV, que ha conseguido un edil. Pero aún sumando esos votos, la Alcaldía habría ido a parar de igual a las manos de Carmen Verdú, quien logra 9 concejales por siete de los socialistas.

Del resto de alcaldías de la Vega Baja (a excepción ya dicha de Torrevieja y Orihuela) se estará ahora pendiente de pactos que pueden inclinar la balanza a un lado o a otro. El caso más curioso, una vez más, es San Fulgencio porque el PP tiene 8 de los 17 ediles, el doble que el PSOE, pero Trinidad Martínez ya conquistó el sillón de la Alcaldía con un pacto a tres bandas.

En Bigastro, en cambio, Raúl Valerio (PSOE) ha sido el más votado, con 1.778 votos y seis ediles, pero el PP tiene 5 concejales y Aurelio Murcia, quien montó un partido paralelo –UNPLC– tras saber que no sería el cabeza de lista, tiene ahora la llave.

El PSOE también ha ganado en Rojales, y suma diez concejales, pero Antonio Pérez sabe que depende de un más que posible pacto entre el PP de Antonio Martínez y el Partido Demócrata de Rojales de Desiderio Aráez.

Otra que podría perder el PSOE es la de Benijófar, donde Daniel Padilla ha sacado 2 votos más que el PP de Luis Rodríguez, pero ambos tendrán que ver con quién quiere pactar Benijófar Independiente de Antonio Tomás Mateo.

Situación complicada
Otra situación complicada es la que se dibuja en Catral, donde el PP de Aurelio Albero gana seis concejales, uno menos del que pueden sumar los otros tres partidos: Socialistas de Catral, de José Manuel Rodríguez Leal, con tres; Alternativa por Catral, de Pedro Zaplana, con tres –un expopular que se fue, precisamente por cómo gestionaba el Ayuntamiento Albero-; y el PSOE, de María Asunción Salinas, con uno.

El PP también necesita un pacto en Dolores para que Gabriel Gascón siga siendo alcalde porque logró seis ediles, pero el PSOE de José Joaquín Hernández suma cinco y el Partido Renovación, de María Dolores Rodríguez, dos.

En Jacarilla, el PP tiene 5 ediles, pero los otros tres partidos: Gente de Jacarilla, PSOE y Agrupación Democrática, dos cada uno.

Ayer también se daba por hecho que el PSOE pierde otra Alcaldía más, la de Pilar de la Horadada, pese a quedarse a 65 votos del PP, que le gana 9 a 8 concejales y sabedor de que los populares pueden, por tanto, pactar con alguna de las dos fuerzas que siguen en el ayuntamiento, Unión Pilareña y A.I.H., que sacan dos concejales cada una.

En Daya Nueva, el PP también necesita el pacto con los renovadores de UPDN después de haber empatado a cuatro ediles cada formación y el PSOE ser una fuerza prácticamente inexistente, con uno.

Feudos socialistas
El PSOE mantiene tres alcaldías, las que dirigen Ignacio Ramos, en San Isidro; José Manuel Butrón, en Los Montesinos; y Luis Vicente Mateo, en Benferri. En el segundo de estos municipios aparece un tercer partido, EUPV-LUT, con un edil.

En el otro lado, el PP refuerza su liderazgo en Almoradí, con Antonio Ángel Hurtado, diez ediles (tenía 12); pero con mucha ventaja sobre el PSOE, 4; e Izquierda Unida, la formación que lidera José Mateo, quien pasa de uno a tres representantes y es la mayor subida en la comarca.

En Cox, Carmelo Rives dobló al PSOE, 9-4 y en Daya Vieja, el primer Ayuntamiento que ayer conoció a su alcalde, el PP de Rafael Vives ganó 6-1 al PSOE; en Albatera, Federico Berna dobló al PSOE, 10-5; y en Callosa de Segura, Javier Pérez, también barrió.

Algorfa, otro feudo del PP, el diputado autonómico Antonio Lorenzo, volvió a revalidar la mayoría con comodidad, con 7 ediles por cuatro del PSOE de Manuel Ivan Ros.

Por último, en Benejúzar, Antonio Bernabé mantiene la Alcaldía por los 237 votos que ha sacado sobre el candidato socialista y diputado provincial, José Antonio Martínez Mirete.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine