22 de mayo de 2011
22.05.2011

Cae un clan serbio responsable de 100 robos y estafas a raíz de una investigación en la provincia

Seis de los 29 supuestos implicados fueron arrestados por la Policía en Daya Vieja

22.05.2011 | 02:00
Joyas recuperadas por la Policía en la operación

La Policía Nacional ha desarticulado un clan de origen serbio responsable de más de 100 robos en viviendas y de estafas en España, Portugal, Francia e Italia, gracias a una investigación iniciada en la provincia de Alicante, donde se han efectuado 6 de las 29 detenciones. La banda estaba dividida en cuatro grupos, afincados en Orihuela, Hondarribia (Guipúzcoa), Castellón y Portugal, desde donde se desplazaban a otras zonas para cometer sus acciones delictivas, según informaron ayer fuentes de la Policía Nacional.

Entre los arrestados hay un joyero que, presuntamente, recibía el material sustraído por la organización. Se han recuperado cuatro kilos en joyas, dos lingotes de este metal precioso ya fundido y 70.000 euros en efectivo, además de otros efectos. Esta investigación la inició una juez de Dénia y seis de los detenidos fueron apresados en Daya Vieja.

Los asaltos, cometidos por el procedimiento del "resbalón" -con un trozo de plástico o radiografía liberaban el pestillo de la cerradura de la puerta-, eran ejecutados por las mujeres del grupo y por menores, a los que amenazaban con "cortar el cuello" si no sustraían suficiente oro. Gran parte de los efectos sustraídos por el grupo se localizó en una finca de Vinarós (Castellón), en la que los agentes encontraron abrigos de visón, joyas, relojes, artículos electrónicos y un teléfono móvil valorado en 7.000 euros.

La investigación, tutelada por la titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Dénia, se centró inicialmente en un grupo de origen serbio detectado en esta localidad, presuntamente dedicado a cometer robos en domicilios de la provincia. Tras las primeras pesquisas se supo que también se dedicaban a estafar por el procedimiento del "rip deal", actividad realizada por los jefes del clan y que consistía en estafas en las que ofrecían supuestos negocios e inversiones a sus víctimas con beneficios millonarios.

Las investigaciones realizadas pusieron al descubierto que el grupo gozaba de una gran movilidad geográfica y que, además de en Alicante, contaba con ramificaciones en Guipúzcoa, Castellón y Portugal.

Zonas de "influencia"
Los agentes averiguaron que el clan se dividía a su vez en cuatro grupos, cada uno de ellos con un ámbito de actuación delimitado. El primero, establecido en Orihuela, viajaba hasta las provincias andaluzas de Sevilla, Granada y Córdoba para perpetrar los robos.

El segundo y más activo, localizado en Hondarribia, extendía sus actividades criminales principalmente en el sur de Francia, y también, en menor medida, en Navarra y en el País Vasco.

El tercer núcleo, localizado en Castellón, variaba su ámbito delictivo constantemente cometiendo robos en Tarragona, Valencia, Murcia, Alicante y Albacete. Por último se determinó la existencia de un cuarto grupo establecido en Portugal y con un radio de actuación en dicho país.

Los cabezas de familia, dedicados a perpetrar estafas por el método del "rip deal", viajaban constantemente por diferentes lugares de España para localizar víctimas, a las que ofrecían supuestos negocios o inversiones con beneficios millonarios. Para consumar los fraudes se presentaban como inversores extranjeros interesados realizar en un cambio de divisa a cambio de suculentas comisiones.

Los delincuentes aprovechaban el momento en el que se realizaba el cambio de moneda, siempre en lugares públicos muy concurridos, para entregar billetes falsos a cambio de la moneda de curso legal, apoderándose del efectivo incluso por la fuerza si surgía algún imprevisto o la víctima se percataba del engaño.

A mediados del mes de marzo se produjeron las cuatro primeras detenciones en Hondarribia, hallando evidencias de su participación en un fraude a un empresario almeriense a quien arrebataron 500.000 euros. En abril se detuvo en Daya Vieja a otros seis miembros de la organización, con tres registros en los que se recuperaron joyas, material electrónico e informático y otros bienes procedentes de sus actividades delictivas cometidas en Andalucía.

Finalmente, en las localidades tarraconenses de Tortosa y Alcanar y en Vinarós los agentes capturaron a diecinueve personas más de la organización.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine