18 de mayo de 2011
18.05.2011
Orihuela

El colapso marciano

El mercadillo semanal de los martes en el recinto "Los Huertos" y las obras en la calle Obispo Rocamora forman la conjunción perfecta para que el tráfico rodado se colapse

18.05.2011 | 02:00
El colapso marciano

Si a la afluencia masiva de compradores que se acercan a Orihuela para ir al mercadillo semanal que se instala en el barrio de Los Huertos se suman las obras de remodelación de una de las arterias principales del casco urbano (la calle Obispo Rocamora), el resultado es un atasco de decenas de vehículos que recorre la salida de este municipio hacia Almoradí de punta a punta. Es la estampa habitual de cada martes. Largas filas de coches que esperan acceder a Orihuela desde la CV-91 sin que ningún agente de la Policía Local regule el tráfico.
Según el director de Seguridad Ciudadana, Enrique Rocamora, no hay patrullas controlando el atasco de los martes porque "no hay conocimiento de que se produzca de forma reiterada". La principal causa del colapso del tráfico rodado apuntada por Rocamora es la ejecución de las obras en la calle Obispo Rocamora: "Todo es una especie de peaje que hay que pagar (por la reforma de la vía)".
El director de Seguridad señaló que las retenciones se producen de forma puntual y que no responden a horarios fijos, por lo que es difícil saber cuándo destacar una patrulla en la zona para que controle el tráfico. "No son atascos repetidos, ni se producen en horarios fijos", comentó. Aunque este diario ha podido comprobar en varias ocasiones que a media mañana de cualquier martes es complicado llegar al centro de Orihuela desde Los Huertos. De la misma manera, la circulación por el centro de la ciudad se hace complicada cada vez que el mercado se instala en la vía pública, pese a que se cambió su ubicación del barrio de las Monserratinas, más próximo al centro de Orihuela, al de Los Huertos.

Estrategia
Del mismo modo, Rocamora aseguró que la Policía Local no tiene previsto definir una "estrategia" para evitar los atascos, ya que se deben a que hay más conductores que quieren entrar a Orihuela que los que quieren salir, de modo que el casco urbano "no puede absorber esa cantidad de tráfico".
"No sabemos las causas. Está colapsado diez minutos y luego ya no", añadió. Así, parece que la única solución a los atascos de Los Huertos sea que haya menos coches que quieran entrar a Orihuela por este barrio periférico mientras duran las obras de Obispo Rocamora y las calles adyacentes al Teatro Circo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine