27 de julio de 2010
27.07.2010
Orihuela

La playa de los desprendimientos

Los bañistas de la cala Barranco Rubio sortean grandes rocas a diario para poder ir al mar

27.07.2010 | 02:00
Una imagen de la zona cubierta por rocas en primera línea del mar y otras del acantilado que están a punto de caer.

Los bañistas de la cala Barranco Rubio, de la urbanización de la Dehesa de Campoamor, están expuesto a un grave peligro mientras pasean por la orilla de playa. Y es que tienen sobre sus cabezas toneladas de piedra y arena en peligroso equilibrio. De hecho, una parte de ellas ya se desprendieron en junio llegando al mar. Rocas que, en algunos casos, alcanzan los dos metros de diámetro. Esta es la imagen que se encuentran los bañistas de estas calas en la orilla cada vez que se acercan al agua. Y nadie hace nada.
En este último desprendimiento afortunadamente no pasó nada, pero el acantilado sigue presentando numerosas grietas, que cada vez son más grandes, afirman. Esta situación ha llevado a la plataforma vecinal de La Dehesa de Campoamor a iniciar una recogida de firmas a través de la cual van a hacer llegar al Ayuntamiento de Orihuela su malestar por lo que consideran que es un problema que se produce por la "desidia" de los responsables municipales. De hecho, los desprendimientos obligaron a acordonar la zona por parte de la Policía Local, pero los vecinos no entienden por qué no se han tomado medidas de mayor seguridad en el asunto mientras el tiempo pasa. Según explican miembros de la plataforma, los agentes redactaron un informe, pero ha pasado un mes y no han visto ningún cambio.
El bañista que desee pasear por la orilla desde la cala de Barranco Rubio, en dirección a la de Mil Palmeras, tiene dos opciones. O bien meterse al agua y bordearla o, por lo contrario, escalar por las toneladas de rocas desprendidas que impiden el paso.

"No correspondidos"
El partido para Orihuela Costa -Claro- encabezado por Antonio Cerdán ha mostrado su apoyo a la plataforma vecinal. También ha aprovechado para denunciar que los vecinos de Orihuela Costa, que tributan por sus viviendas como si fueran de primera categoría, no se ven correspondidos y se sienten "desprotegidos y abandonados". Se quejan, además, de la falta de contenedores y del aspecto de suciedad de numerosas calles. Igualmente recuerdan que sólo existen tres farmacias en Orihuela costa y que no se respetan los servicios de guardia; también piden la peatonalización de la céntrica calle Gustavo A. Becker; y que el Ayuntamiento haga gestiones para la instalación de un cajero bancario de Servired como hizo en la ciudad de Orihuela.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine