18 de junio de 2010
18.06.2010
LE IMPUTAN MÁS SINIESTROS

Quema diez camiones para vengarse de su ex empresa

La Guardia Civil detiene al supuesto autor de los incendios de mayo en Catral, San Isidro y Elche

18.06.2010 | 02:00

La Policía Judicial de la Guardia Civil de Almoradí ha detenido a J.M.M., de 46 años de edad, como supuesto autor de tres incendios que calcinaron los camiones de una empresa de San Fulgencio para la cual estuvo trabajado; al parecer, lo hizo como venganza por el despido. La Benemérita informó ayer de su detención, así como la de otros tres pirómanos a los que se les imputa la quema de vehículos, locales, viviendas o contenedores. La Guardia Civil destaca la "situación de alarma social entre la población" que tuvieron estos siniestros. Todos los arrestados, tras prestar declaración en distintos juzgados, han quedado en libertad provisional acusados de los delitos de daños y, en algún caso, estafa. Dos de ellos cuentan con antecedentes por hechos similares.
Los hechos más graves ocurrieron durante la madrugada del pasado 6 de mayo cuando tres camiones de la empresa Grupo Medrano, de San Fulgencio, que se encontraban estacionados en Catral, San Isidro y Elche fueron quemados, quedando calcinados casi en su totalidad. También se vio afectado otro camión francés, que estaba aparcado en San Isidro . Fruto de las investigaciones, al detenido se le imputa además el incendio de cuatro turismos; uno en el año 1993 y tres en el año 2009, así como la quema de siete camiones de la empresa la Nochebuena de 2005.
Por otro lado, también ha sido detenido G.A.S., de 30 años, como supuesto autor de quemar un kiosco, una casa de huerta y varios contenedores de basura, hechos ocurridos en Almoradí entre octubre de 2009 y abril de 2010. Los daños estimados, sólo en mobiliario, ascienden a 7.000 euros. El detenido contaba con antecedentes anteriores por hechos similares. Por otra parte, las investigaciones desarrolladas por la Policía Judicial también permitieron detener el pasado día 1 dos hombres de 40 y 46 años respectivamente, como supuestos autores de un delito de incendio en bienes propios y otro de estafa. Los hechos ocurrieron en diciembre del 2009, cuando los detenidos, propietarios de un local de ocio situado en una urbanización de Rojales, supuestamente tras manipular los sistemas de alarma y seguridad y utilizando gasolina como acelerante, prendieron fuego al establecimiento con la finalidad de cobrar la indemnización contratada, que ascendía a casi un millón de euros. Las detenciones se han producido tras las investigaciones efectuadas y análisis de los informes técnicos aportados por especialistas del Departamento de Incendios de la Guardia Civil.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook