18 de junio de 2010
18.06.2010
Torrevieja

Un jurado popular declara culpable de un delito de asesinato a los padres de un bebé

Los dos británicos que no velaron por la seguridad de su hija cumplirán penas de entre 17 y 19 años de cárcel

18.06.2010 | 02:00

La pareja de ingleses acusada de la muerte de su bebé de apenas dos meses en Torrevieja fue declarada ayer culpable de un delito de asesinato penado con una condena de cárcel de entre 17 y 19 años, según informaron ayer fuentes judiciales. Tras tres días de sesiones, la sección séptima desplazada a Elche de la Audiencia Provincial, culminó ayer el juicio contra Carla Devlin y Daryl Waller con un veredicto condenatorio emitido por un jurado popular y que el presidente del tribunal, José de Madaria, tendrá que concretar ahora los años de cárcel dentro de la horquilla anteriormente mencionada.
Los integrantes del jurado deliberaron durante toda la tarde de ayer antes de emitir su decisión sobre la pareja que, según los peritos, no atendieron a la gravedad de la pequeña que días antes de fallecer sufrió dos fracturas craneales -que pudieron producirse como consecuencia de un solo golpe, una caída tal vez- y no recibió la atención médica necesaria. A esto cabía sumar que sufría malnutrición, por lo que ambos hechos confluyeron y contribuyeron a que se produjera el fallecimiento del bebé, según se argumentó en la sala.

Médico
La jornada de ayer contó con el testimonio de un nuevo médico forense, que en este caso había evaluado a Waller, del que señaló que sus facultades mentales no estaban alteradas a tenor de efectuarle las correspondientes pruebas.
Tras declarar el último de los forenses, que se sumó así a los testimonios de sus homólogos del día anterior, los cuales practicaron la autopsia al bebé, y a los de los histopatólogos que realizaron las pruebas microscópicas a partir de la ropa de la pequeña, el ministerio fiscal y las defensas procedieron a sus conclusiones.
El ministerio fiscal mantuvo la petición de 19 años de cárcel por homicidio con imprudencia tanto para Daryl Waller como para Carla Devlin, que contaban con 21 y 19 años respectivamente cuando ocurrieron los hechos.
Por su parte, el abogado del ciudadano británico insistió en solicitar la libre absolución para su patrocinado y que en caso de que se estableciera un veredicto condenatorio, se le declarara culpable por un delito de homicidio por imprudencia con el eximente de trastorno psicológico, lo que hubiera supuesto año y medio de cárcel.
Precisamente, Daryl Waller, que ya se encontraba en la cárcel de Villena antes del juicio, recibió, tal y como se informó durante las sesiones, atención psicológica en el Reino Unido, hasta que a los 13 años se trasladó a España, donde vive su familia, y dejó de medicarse.

Libertad
Por su parte, la parte letrada de Carla Devlin madre biológica de la pequeña, y que hasta ayer permaneció en libertad provisional bajo fianza, también pidió la libre absolución o año y medio de cárcel si era condenada. El presidente del jurado ordenó su arresto para evitar su fuga.
Como el jurado popular emitió un veredicto de condena por asesinato, las defensas cambiaron su petición y solicitaron una pena de 15 años de cárcel, algo que con las agravantes es imposible que se dé, según las mismas fuentes, que insistieron en que la condena, que se conocerá dentro de algunos días, oscilará entre los 19 y los 17 años y medio de prisión para cada uno.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook