14 de junio de 2010
14.06.2010
Guardamar del Segura

Arte a la vuelta de cada esquina

Certamen de pintura rápida. En cada calle, ante cada monumento, capturando la mañana relajada de una terraza o la agitada vida de una plaza.

14.06.2010 | 02:00

Certamen de pintura rápida. En cada calle, ante cada monumento, capturando la mañana relajada de una terraza o la agitada vida de una plaza. Decenas de artistas plasmaron ayer en sus lienzos los rincones de Guardamar.

Desde primera hora de la mañana colocaron caballetes y lienzos y comenzaron a mirar atentamente el paso del tiempo en Guardamar del Segura. Una veintena de artistas llegados de toda la provincia participaron en la primera edición del "Concurso de Pintura Rápida Amar Guardamar". Retrataron en tan solo unas horas escenas de animadas charlas en la terraza de una heladería, la calma de un paisaje marítimo o la actividad de la plaza de la Constitución, con su ir y venir de vecinos y visitantes.
Todos tenían el mismo tema, "Guardamar del Segura, su casco urbano y entorno, y sus gentes", como rezaban las bases. Sin embargo, hubo quien se subió al castillo, quien prestó atención a la iglesia o eligió concentrarse en el Molino de San Antonio. Todos (excepto dos pintores, que se retiraron del certamen) estaban llamados a entregar sus lienzos a las 17.30 horas. Durante la tarde sus obras estuvieron expuestas en la Plaza de la Constitución, donde se celebraron actuaciones musicales en directo y se entregaron los premios.
El jurado, tras un par de horas de deliberación, hizo públicos los galardones. María Jesús García Romero fue elegida "Mejor Artista Local" por su visión del paisaje marítimo y se embolsó un cheque de 250 euros para comprar en los comercios locales (entregado por la Asociación de Comerciantes). El "Premio Turístico" lo otorgaban los hoteleros -consistía en una estancia de fin de semana en un hotel de Guardamar- y lo logró María Teresa Durá Sepulcre, con su vista de la plaza del Ayuntamiento. El mismo motivo inspiró al ganador del premio "Amar Guardamar", Francisco Antón Escolano, quien pintó la casa consistorial y ganó por ello mil euros.
La concejala de Cultura, Sabrina Amorós, explicó que entre los participantes se contaban verdaderos artistas profesionales y también algunos más aficionados. En cualquier caso, todos ellos lograron encontrar un punto de vista bello del municipio y ensalzar alguno de sus valores. Con este objetivo, y esperando que el año que viene aumente la participación, el Ayuntamiento tiene intención de celebrar más ediciones del certamen.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook