12 de junio de 2010
12.06.2010
AlmoradÍ

Multan al Ayuntamiento por vertidos de la depuradora sin autorización

IU alerta de que se planea desviar el agua a San Fulgencio, que tampoco tiene permiso de la CHS

12.06.2010 | 02:00
Aspecto de la depuradora de la pedanía de El Saladar.

La Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) ha vuelto a sancionar al Ayuntamiento de Almoradí por permitir el vertido de aguas de la depuradora del Saladar que "incumplen los valores límite de emisión autorizados" y que van a parar a los azarbes y acequias de la huerta. Estas aguas se tratan pero sin cumplir lo que establece la legislación y por lo tanto sin que la depuradora esté autorizada a que se viertan a un caudal público. Según documentación a la que ha tenido acceso Izquierda Unida (IU) de Almoradí, la CHS abrió el último informe en este sentido el 12 de mayo. La sanción en esta ocasión es de 6.000 euros, aunque la administración local acumula multas por 55.000 euros, según las mismas fuentes.
La CHS expedienta al Ayuntamiento por ser el responsable del tratamiento de las aguas residuales, al margen de que la Entidad de Saneamiento de la Generalitat es la que está gestiona las instalaciones. Como alternativa a los graves problemas de depuración que presenta El Saladar, la citada entidad dependiente de la Generalitat y el equipo de gobierno han propuesto redactar un proyecto para desviar la mitad de los caudales a la depuradora de San Fulgencio a través de la estación de bombeo de Las Dayas. Algo que no va a solucionar el problema porque IU tiene una resolución de la CHS, de 27 de octubre de 2009, en la que se revoca la autorización de vertido provisional con la que contaba esta instalación de San Fulgencio, que da servicio a Daya Nueva y Daya Vieja desde 2000. IU valoró ayer en términos muy duros esta gestión municipal: "Esta es la solución a la que han llegado la panda de irresponsables e ineptos tanto del equipo de gobierno y la empresa que gestiona las estaciones depuradoras de Almoradí".

Heredades
El goteo constante de sanciones no se limita a la depuradora de El Saladar, también se hizo público el verano pasado el caso de la principal estación depuradora que sirve al casco urbano, en la que se detectaron cantidades de amonio vertidas al Azarbe Viejo. También se dio a conocer una sanción ayer sobre las instalaciones de Rojales y Formentera que recogen las aguas residuales de la pedanía almoradidense de Heredades. A pesar de que la Comisaría de Aguas de la CHS ha realizado numerosos requerimientos al Ayuntamiento para que formalice la autorización de vertidos éstos han quedado sin respuesta. El equipo de gobierno ha alegado cada una de las sanciones impuestas y asegura que el Plan General contempla la construcción de una macrodepuradora.

Centro comercial
IU tacha de hipócrita la política sobre el agua del PP, "tanto a nivel municipal como autonómico, que "hace bandera del agua para todos con movilizaciones espectaculares, autobuses, paellas" pero, por el contrario no, invierte "ni un solo euro para la construcción, ampliación o adecuación de estas depuradoras que siguen realizando vertidos, a veces incluso, con peligro para la salud pública".
Las mismas fuentes se preguntan cómo se plantea el gobierno local un crecimiento urbanístico como el que aprobó en el pleno del jueves -un centro comercial sobre medio millón de metros en la zona del Saladar- sin poder garantizar la depuración de aguas residuales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook