10 de junio de 2010
10.06.2010

Atribuyen robos y secuestros en Murcia a la banda que asaltó 3 chalés de Orihuela

En febrero se llevaron más de cien mil euros en joyas y dinero de una casa en la costa tras atar a cuatro personas

10.06.2010 | 02:00

La Guardia Civil ha atribuido asaltos en Murcia a la banda desarticulada la semana pasada en San Javier por robar en dos chalés de Orihuela Costa, hecho del que ya informó este diario el pasado sábado. A los nueve personas implicadas (uno de ellos un guardia civil de San Javier) se les imputan robos con violencia e intimidación en domicilios ocupados por sus dueños. Las investigaciones comenzaron tras un robo ocurrido en febrero en una urbanización de Orihuela-Costa, cuando cuatro individuos con pasamontañas, golpearon, amenazaron y maniataron a las personas que se encontraban en el domicilio, sustrayendo dinero, joyas y efectos valiosos, por 110.000 euros y robando también un vehículo de alta gama.
Pocos días después y en la misma urbanización, también armados con pistolas y con pasamontañas, entraron en una casa y tras amenazar al propietario consiguieron que les facilitara dos tarjetas de crédito y sus números secretos. Mientras esta persona estaba retenida los ladrones sacaron dinero en cajeros. De regreso sustrajeron el vehículo, pidiendo el pago de 10.000 euros al día siguiente para proceder a su devolución, hecho que se produjo. El siguiente robo que se imputa a la banda ocurrió en marzo en otra vivienda de la misma urbanización donde con pistolas amenazaron a una familia para que les facilitaran la tarjeta de crédito y su clave, sacando de un cajero 6.000 euros. Después se llevaron el vehículo que pretendían canjear al día siguiente por otros 30.000 euros. También se atribuye a este grupo, otro robo con violencia ocurrido en febrero en Dolores de Pacheco (Murcia), en el que el encargado de una finca sufrió lesiones graves al negarse a facilitar las llaves para que los ladrones accedieran al domicilio. El 31 de mayo secuestraron en Santiago de la Ribera a un hombre al que mantuvieron maniatado en un sillón hasta que su esposa entregó los 3.000 euros de que disponía para su liberación, comprometiéndose a pagar otros 20.000.
Con los datos obtenidos, dispositivos policiales, seguimientos, intervenciones telefónicas y análisis de diferentes fuentes, el 2 de junio se pasó a la fase de explotación de la operación que se desarrolló íntegramente en Murcia donde se produjeron 4 registros en domicilios, recuperándose un vehículo de alta gama, efectos electrónicos varios y teléfonos móviles, 2 pistolas y joyas varias. Los detenidos, 8 varones y una mujer, son de nacionalidades rumana y española.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook