07 de junio de 2010
07.06.2010
Orihuela

Letras sueltas con las que Miguel Hernández escribió poesía

El Colegio de Hurchillo presenta en el Teatro Circo la restauración del cajetín de tipos con el que el poeta trabajó en una imprenta

07.06.2010 | 02:00

Cajetín tipográfico. El Colegio de Hurchillo presenta en el Teatro Circo la restauración del cajetín de tipos con el que el poeta trabajó en una imprenta, las letras con las que compuso y editó algunos de sus poemas.

Los niños del colegio público de Hurchillo "poseen" una de las joyas históricas que el poeta Miguel Hernández -el poeta del pueblo- dejó en su pueblo. El cajetín que el centro escolar presentó en el Teatro Circo ante padres, vecinos y curiosos contiene los tipos, las letras con las que Miguel Hernández compuso algunos de sus versos.
Según contó ayer el director del centro escolar, Joaquín Marzá, "antes de ir a la cárcel Miguel trabajó como aprendiz en una imprenta de Orihuela y fue entrenador de fútbol. A su compañero de trabajo y portero de fútbol Lolo le escribió "Elegía al guardameta" y este cajetín no sólo trabajó, sino que también compuso y editó algunos de sus poemas". Aquel mueble, "esta joya histórica, que emociona al verla" según la describió Marzá, pasó después a la imprenta Minerva, también de Orihuela, propiedad de Manolo Soler, hijo de aquel Lolo amigo del poeta. Además, aquellos versos que dedicó Miguel Hernández los leyó en el acto celebrado en el Teatro Circo el actual entrenador del Orihuela Club de Fútbol, José Francisco Grau "Pato", tal y como manifestó el director señalando que fue un momento muy emotivo.
Hace un año, el comercio cedió el cajetín y los tipos (letras del alfabeto de varios tamaños, así como guías para componer las frases para imprimirlas) al colegio de Hurchillo para que fueran restaurados. "Sobre todo se ha tenido que limpiar completamente, tipo a tipo", dijo el director del colegio, y los trabajos los han llevado a cabo aficionados del barrio del Rabaloche. Comenzó la restauración Luis Martínez, pero falleció este año pasado y continuó con su trabajo su hijo José Martínez. En su memoria se celebró también el acto del sábado.
El cajetín y los tipos del poeta están ya en la entrada del colegio de Hurchillo. De este modo, consideró el director, no se correrá "el gran riesgo de olvidarnos de Miguel Hernández después de su Centenario". Estos objetos que empleó en su vida servirán ahora para que cada año los niños desde tres años se acerquen a su figura y comiencen a entender la poesía, crear belleza a partir de letras sueltas.
Durante el acto actuó el grupo de auroros de Hurchillo interpretando "Niño yuntero", "Nanas de la cebolla" o "Libertad sin ira", en la que todo el público participó con aplausos. Además se intercalaron poemas recitados y los niños del colegio interpretaron la canción "Miguel canta a la paz", compuesta por la profesora de música del colegio, María Ángeles Martínez Sainz.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook