05 de junio de 2010
05.06.2010
Callosa de Segura

La vuelta al mundo de la fantasía

05.06.2010 | 02:00

Un espectáculo para recordar. Ayer, ochenta niños de entre ocho y diez años del colegio público Primo de Rivera de Callosa se convirtieron en protagonistas de un cuento de Julio Verne. "La vuelta al mundo con 80 alumnos" remató un año de actividades culturales que han tenido a la lectura como la gran protagonista.

El colegio lleva meses trabajando en este proyecto, según explica el director, José María Culiáñez, y la responsable del montaje teatral, Luz López. Los pasillos del centro se han convertido en sala de exposiciones y la lectura de la obra de Verne se ha escuchado en las aulas durante las últimas semanas y leída por niños de muy variada condición. Muchos nacidos en Callosa y otros procedentes de otras ciudades y países que dan a este colegio, como a la inmensa mayoría de los públicos de la Vega Baja, una mezcolanza y riqueza difícil de igualar.
Poner en marcha "La vuelta al mundo con 80 alumnos" no era un proyecto fácil porque las edades de los pequeños eran muy comprometidas, pero la música, presente a lo largo de la hora que duró la representación, hizo el resto. Los pequeños se han "aprovechado" de las canciones que sus mayores han escuchado en televisión, con series de dibujos animales sobre las andanzas de Willy Fog, las han aprendido en las clases y ayer se subieron a las tablas de la Casa de Cultura de Callosa de Segura convertidos en actores.
Culiáñez destaca la participación de toda la gran familia escolar: profesores (que también fueron actores), niños, conserjes del centro educativo y, ¡cómo no!, los padres que han ayudado en el decorado o en los trajes de época y de muy diverso origen que han lucido los escolares.

Carnaval
Luz López destacaba que han tenido la suerte de contar con el pasado Carnaval y aprovechar los disfraces para la representación teatral que ayer tuvo lugar en dos sesiones. Por la mañana, para el resto de los niños del colegio y, por la tarde, para los padres, cámaras en ristre y más nerviosos, probablemente, que sus pequeños. La profesora destacaba cómo en la primera representación se había guardado un escrupuloso silencio por parte del público asistente, "no se han aburrido en ningún momento. Han estado muy atentos a todo lo que ocurría y han aplaudido", explicaba.
El director resalta que esta iniciativa cultural que se ha puesto en práctica no tiene parangón en ninguna otra actividad hecha hasta ahora por el colegio y resaltó que, en definitiva, lo que se pretendía, que era animar a los niños a la lectura y fomentar la cultura, son dos objetivos que de largo se han cumplido. El esfuerzo, aseguraba a este periódico, ha valido la pena.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook