04 de junio de 2010
04.06.2010

San Roque vuelve a Callosa de Segura

04.06.2010 | 02:00
Una imagen del pasado mes de noviembre, cuando tuvieron lugar los actos centrales del traslado a Callosa de Segura de la reliquia de San Roque.

El regreso. El procuratore Costantino de Belli vuelve a Callosa de Segura este fin de semana para dar un regalo a los vecinos. Una reliquia de San Roque que el Vaticano ha tenido a bien conceder al municipio por su devoción al santo famoso por curar a miles de enfermos de peste. El acto central, sin duda, será el domingo con la procesión del Corpus en la que se mostrará a los vecinos este regalo eterno.

Callosa de Segura recibe este fin de semana un obsequio del mismísimo Vaticano con el que se premia su fe y devoción por San Roque, su patrón, algo que descubrió de primera mano el procuratore Costantino de Belli el pasado mes de noviembre cuando trajo la reliquia de Brazo de San Roque a la ciudad. Su opinión ha sido definitiva para autorizar que un trozo del mismo se entregue de forma permanente a los callosinos para su veneración. Concretamente está previsto que llegue a Callosa de Segura un trozo de uno de los huesos del brazo que llegará lacrado y con un sello de autenticidad.
Esta reliquia se venerará en la Iglesia Arciprestal de San Martín y el párroco Joaquín Rodes ya baraja como ubicación perfecta que sea en uno de los rincones del templo que más aprecian los callosinos, junto a la Capilla de la Inmaculada.
Esta no es la primera reliquia de San Roque que los vecinos de Callosa de Segura tienen la ocasión de guardar, pues en el año 1955 el entonces párroco, Juan Guardiola Herrero, obtuvo una falange del meñique que está guardada y se venera en el santuario de San Roque. La parroquia da una gran importancia a este nuevo regalo del Vaticano; de hecho, está prevista la instalación de un sistema de seguridad antirrobo porque el resto de San Roque se guardará en un relicario que se ha hecho para la ocasión, en oro y plata, hecho a mano por orfebres sevillanos y con preciosos dibujos tallados. Será a partir del momento en el que el sistema de alarma quede totalmente instalado cuando callosinos y visitantes podrán acercarse a venerar la reliquia del santo.

Clave
Según Joaquín Rodes, uno de los factores clave para que Roma aceptara esa cesión al municipio, fue la visita del procuratore Costantino de Belli en noviembre, en el marco de los actos del Año Jubilar por el sexto centenario de la aparición de San Roque.
"De Belli quedó impresionado por la devoción que el pueblo callosino tiene hacia el santo", explicó Rodes y que, asegura, es muy superior a la que encontró en otras ciudades de Francia o Italia -fue enterrado en Voghera-, tanto que pensó que los feligreses debían tener un premio.
Aprobada la petición, el consejo rector de la Cooperativa Eléctrica del municipio, se ofreció a donar el relicario que contendrá la esfinge de hueso y el trozo de la caja fúnebre del santo. Concretamente, la pieza de joyería ha sido encargada a la Orfebrería Sevillana Delgado López. Está esculpida a mano, mide 40 centímetros y su peso ronda los tres kilos y medio. Los materiales utilizados en su fabricación han sido exclusivamente plata de ley y oro de veintidós quilates.
Por su parte, el presidente de la Cooperativa, Antonio María Roca de Togores, está convencido que la pieza gustará mucho a la ciudad. "Va a ser una de las cosas que dentro de 300 años los callosinos seguirán viendo como una joya, que es lo que es", afirmó.
Para alabar su llegada al municipio, mañana por la tarde, a partir de las ocho, se celebrará una eucaristía en esta iglesia y saldrá en procesión por las calles de la localidad al día siguiente, coincidiendo con la celebración del Corpus, a partir de las seis. "Es parte del brazo con el que San Roque bendijo y curó a miles de enfermos de peste y es un gran honor tenerlo en el municipio. Callosa se lo merece" apuntó el párroco Rodes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook