03 de junio de 2010
03.06.2010
Orihuela

El Consell no sabe ni cuándo ni cómo podrá construir la autovía a la Costa

Ismael Ferrer dice ahora que la adjudicación a una UTE en octubre de 2007 sigue vigente y a la espera de que las mercantiles consigan financiación

03.06.2010 | 02:00
El Consell no sabe ni cuándo ni cómo podrá construir la autovía a la Costa

Rapidez y seguridad para enlazar con la A-7, una realidad tras tres años de obras. El director general de Infraestructuras, Ismael Ferrer, anunció ayer, acompañado de la alcaldesa Mónica Lorente, que la conexión a la autopista podrá abrirse al tráfico a finales de mes tras tres largos años de obras. Una excelente noticia, si finalmente se produce, para los miles de conductores que deben emprender la aventura de enlazar con la autopista a través de la peligrosa Nacional-340. Ferrer, en la que era su enésima visita a la zona, aseguró que el vial asumirá 16.000 vehículos diarios que podrán realizar la conexión en sólo cinco minutos, salvando zonas como el barrio de San Carlos. Ha costado 13 millones de euros y se ha mejorado con un acceso desde Murcia.

La Conselleria de Infraestructuras no sabe ni cuándo podrán comenzar las obras de la autovía de Orihuela a la Costa, conocida como CV-95, ni cómo va abordar el proyecto. El director general de Obras Públicas, Ismael Ferrer, desdijo ayer a su jefe, el conseller Mario Flores, y aseguró en su visita a Orihuela que la concesión administrativa realizada en octubre 2007 a una Unión Temporal de Empresas (UTE) formada por las mercantiles valencianas Lubasa (Luis Batalla), Cyes, Rover Alcisa y Torrescámara sigue vigente.
Flores había anunciado en un par de ocasiones en la Vega Baja que la voluntad de la Generalitat era rescatar esa concesión ante el retraso en el inicio del proyecto para volver a adjudicarla a otras empresas. Ahora Ismael Ferrer mantiene que la adjudicataria inicial está buscando financiación para abordar el proyecto y justificó el retraso en la situación económica por la que atraviesa el país y las dificultades que encuentran las empresas a la hora de que las entidades financieras les presten dinero para sus proyectos.

Proceso judicial
Una situación, recordó, que también la sufren once adjudicaciones realizadas por el Ministerio de Fomento en la misma época. Pero la única dificultad para abordar la famosa autovía no es ésta.
La obra también está a expensas un frente judicial. Ferrer dijo ayer que la administración autonómica ha presentado un recurso de casación ante el fallo judicial que obliga a la Generalitat a reiniciar el procedimiento administrativo del proyecto desde cero tras las acciones legales emprendidas por varios colectivos afectados por el trazado en Bigastro y San Miguel de Salinas. "¿Rescindir o no rescindir la adjudicación? Depende de los acontecimientos", matizó Ferrer.
La autovía entre Orihuela y Los Balcones (Torrevieja) con unos 20 kilómetros en su tramo principal cuenta con un presupuesto de 172,4 millones de euros y una concesión por 30 años, aunque el presupuesto final que aparece en la adjudicación firmada en octubre de 2007 es de 446 milllones de euros. La inversión se iba a abonar en peaje en sombra. Es decir, la autovía será gratuita, pero la Generalitat deberá abonar un canon a la concesionaria en función del númerode vehículos.

Confusión
Ferrer aseguró que la denominada prolongación de la CV-95, un carretera de doble calzada que discurrirá entre la ronda de Orihuela y Hurchillo, cuenta con la declaración de impacto ambiental favorable y el proyecto definitivo aprobado. El siguiente paso será licitarlo para que se ejecute.
Ante las críticas de colectivos como Orihuela Sin Murallas quienes aseguran que este trazado es sólo una infraestructura para que la malograda CV-95 pueda ser rentable para sus adjudicatarios, destacando su grave impacto sobre el territorio. Ferrer aseguró que no afectará a propiedades. "No afecciones a ninguna vivienda. Una calzada de 12 metros siempre tendrá alguna afección. El estudio que se ha hecho es para que la afección al territorio sea nula o mínima. La CV-95 y esta vía de alta capacidad, como circunvalación de Orihuela, no tienen nada que ver. Se hace para para que los vecinos de Orihuela y la Vega Baja puedan llegar lo antes posible a la A-7".
A renglón seguido Ferrer vinculó este tramo a la CV-95 asegurando que si se rescata la concesión de sea obra podría licitarse toda la obra entre Orihuela y Torrevieja de forma conjunta.

Más proyectos
A pesar de las grandes dificultades para que los proyectos adjudicados desde hace años por la administración autonómica en materia de carreteras se conviertan en una realidad, la Conselleria vendió ayer una nueva batería de nuevos viales.
Entre ellos destaca una autovía que desde Orihuela a Abanilla conectaría con Yecla y Jumilla y su enlace con Madrid.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook