05 de febrero de 2010
05.02.2010
TORREVIEJA

El juez deja en libertad con fianza al joven acusado del crimen del notario

Dimitri D. ha pagado 3.000 euros de fianza tras 45 días en prisión, aunque sigue imputado por los delitos de homicidio y robo con violencia

05.02.2010 | 01:00
Dimitri, cuando fue detenido

El joven de nacionalidad rusa y 28 años de edad, Dimitri D., detenido por el crimen del notario de Torrevieja, ocurrido en octubre del pasado año, salió el miércoles en libertad con fianza. El sospechoso ingresó hace 45 días en prisión acusado por los investigadores de la Guardia Civil de ser el supuesto autor material de la muerte de Juan José Martínez Román. Los hechos ocurrieron el pasado día 26 de octubre y Dimitri salió de la cárcel hace dos noches tras pagar una fianza de 3.000 euros, cantidad que fijó la juez instructora. La familia del joven, en declaraciones a este periódico, había insistido desde el primer momento en su inocencia y aportó pruebas que, afirmaban, demostraba que el día de los hechos ni tan siquiera se encontraba en Torrevieja. Dimitri es hijo de uno de los propietarios de una de las discotecas más importantes de la ciudad y, según sus amigos, "una persona que no tiene necesidad de dinero"
La decisión judicial se adopta pese a que se mantienen las imputaciones que constan contra él en el sumario, y que son por los delitos de robo con violencia e intimidación, homicidio y tenencia ilícita de armas, según informaron ayer a este periódico fuentes cercanas al caso.

Prisión
La titular de juzgado de Instrucción número 4 acordó el 18 de diciembre de 2009 el ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza de Dimitri D., quien dos días antes había sido detenido por la Guardia Civil por estos hechos.
El crimen ocurrió en pleno centro de Torrevieja, cuando el notario de 54 años, Juan José Martínez Román, residente en la ciudad de Alicante, intentó evitar un atraco en su notaria y tranquilizar a los dos asaltantes que, a cara descubierta, habían entrado a su oficina, situada en la calle Ramón Gallud. Uno de ellos le disparó a quemarropa, el notario murió desangrado en cuestión de minutos. Eran las 12.30 horas y los dos atracadores se marcharon a toda velocidad con un botín que diversas fuentes sitúan sobre los 400 euros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas