09 de octubre de 2019
09.10.2019

«Las familias todavía tienen mucha desinformación sobre la violencia escolar»

Noelia Carbonell, profesora de Magisterio del CEU muestra la importancia que tiene la familia a la hora de prevenir casos de violencia escolar

09.10.2019 | 04:15
Noelia Carbonell, profesora de Magisterio del CEU especializada en acoso escolar.

Noelia Carbonell, profesora de Magisterio de la Universidad Cardenal Herrera CEU de Elche de Educación Infantil de Habilidades Docentes y Materiales, así como también de Escuela Infantil y Dimensión Europea, está especializada en la lucha contra el acoso escolar. Entre las iniciativas en las que ha colaborado en los últimos meses destaca el plan instaurado en Molina de Segura consistente en que la implantación en todos los centros del municipio, tanto públicos como concertados y privados, de un plan contra el acoso escolar, y el desarrollo en la Región de Murcia de una iniciativa educativa para formar a los padres sobre acoso escolar.

Cuando se habla de acoso escolar se nos viene a la cabeza las figuras de los profesores y niños. Sin embargo, a veces se nos olvida la figura de los padres. ¿Qué papel juegan en la lucha contra el acoso escolar?

Los padres tienen un papel muy importante, ya que muchas veces son los que tienen las herramientas educativas para sus hijos. Es necesario que ellos vayan enfocando el estilo educativo que tienen a uno más democrático, menos agresivo o permisivo, enseñando a sus hijos a relacionarse con otros sin ningún tipo de problemas. Nosotros lo que trabajamos en nuestros talleres realizados en la región de Murcia tiene la finalidad de enseñar estilos educativos más apropiados y adaptados a las necesidades de los padres.

En estos cursos y talleres dirigidos a familias de niños de Primaria, Secundaria, Infantil y Bachillerato. ¿Cómo llegan los padres a estos cursos?

Es cierto que muchas familias al principio no son conscientes de la transmisión de valores que realizan a través de su forma de educar y de explicar las cosas. A veces la familia no es consciente de que está transmitiendo algo que a lo mejor no es lo más adecuado para resolver un conflicto. Y es algo que nosotros trabajamos para poder ayudarles.

Según la edad de los hijos, ¿hay alguna diferencia en cuanto a la participación de los padres?

Los padres de Primaria y Secundaria son los que más vienen a los talleres, mientras que son pocos los padres de Infantil y Bachillerato que participan debido, en nuestra opinión, a que creen que por la edad de sus hijos estos casos no les afectan. Algo que es un error porque en Bachiller los casos pueden ser más graves y en Infantil pueden tener una repercusión mayor a nivel psicológico.

¿Cuántos padres han participado en estas jornadas formativas?

Esta iniciativa la hacemos a través de la Escuela de Padres de la Región de Murcia, un organismo a través de la Consejería de Educación, y tenemos una participación de 200 o 300 padres por cada sesión que damos, por lo que son más de 1.000 los que han venido. Ellos mismos demandan más actividades de este estilo, que les formemos en habilidades blandas y que hagamos talleres prácticos para aprender sobre esta temática.

¿Cuáles son las dudas más frecuentes a las que se enfrentan los padres en esta materia?

Los padres sobre todo nos preguntan por los indicadores y la forma de actuación de los hijos. Los padres tienen ese desconocimiento y no saben identificar por qué los hijos no quieren ir al colegio, si tienen una problemática,... Además, los padres también tienen el problema de cómo abordar estas situaciones, qué indicadores existen para que les alerten de posibles casos de acoso. Además y sobre todo quieren aprender a qué hacer cuando la problemática se presenta en casa.

¿Cuáles son, en líneas generales, los indicadores que permiten saber a un padre si su hijo es acosado?

El niño acosado sobre todo tiene indicadores de índole psicosomático como, por ejemplo, no tener ganas de ir al colegio, retraerse cada vez más en sí mismo o no tener casi relación con los otros niños. El rechazo al colegio, no querer participar en las actividades o decir que siempre está enfermo son otros indicadores del niño víctima.

¿Y en los casos en los que el hijo es un acosador?

El acosador es un niño que en casa la forma de hacer las cosas es del tipo ordeno y mando, tiene una baja tolerancia a la frustración y no soporta que le digan que no.

Usted habla de habilidades blandas a la hora de mejorar la relación con los hijos y poder resolver o mejorar la situación en casa. ¿En qué consisten estas habilidades blandas?

Las habilidades blandas consisten en comportamientos a nivel social como aprender a controlar emociones, a decir por favor y gracias, ponerse en lugar de otras personas y practicar la escucha activa. Los padres en los talleres se motivan bastante y se implican mucho.

¿Tienen ya resultados o algunas conclusiones sobre la experiencia en la región de Murcia?

Entre las conclusiones que hemos sacado destaca que hay mucha desinformación por parte de las familias. Por ello, es necesario que las familias tengan más formación y sean capaces de generalizar resultados. Con ello lo que quiero decir es que lo que están aplicando en casa lo puedan llevar al centro educativo o a otros entornos. Asimismo, también hemos visto que en los centros se nota una mejoría en lo que se refiere al trato y una mayor implicación, aunque de momento es pronto para decir si se ha registrado un descenso en el número de casos de acoso escolar.
 

El derecho a elegir libremente el modelo educativo

Una de las ponencias de las jornadas de Católicos y Vida Pública.

Poner en valor la calidad de la educación y la libertad de elección del modelo educativo, fue el objetivo de las X Jornadas Católicos y Vida Pública, celebradas la pasada semana en la sede del CEU en Elche, donde diversos expertos reivindicaron el marco constitucional para ejercer ese derecho por los padres y madres, y alertaron sobre los posibles cambios de artículos de la Carta Magna que romperían el consenso logrado en los últimos años.

En ese sentido, Vicente Navarro de Luján, rector del CEU, abogado y profesor de Derecho puso el énfasis en que los «intentos de revisar los artículos 16 y 27 de la Constitución son una invitación a generar conflictos innecesarios en la sociedad española», lo que supondría no solo un intento de imposición ideológica por parte del PSOE, sino quebrar los únicos pactos que se han alcanzado en materia de Educación en España.

En la línea de mantenerse dentro de la Constitución en materia educativa, el constitucionalista Daniel Berzosa, advirtió que «el derecho a la educación y a la libertad de enseñanza es un derecho fundamental y en España hay quien quiere capitalizar ese derecho». Para este abogado y doctor en Derecho Constitucional por la Universitá degli Studi di Bologna, «una auténtica educación debe ser en libertad para recibirla y para ejercerla».

En el escenario de estas jornadas, Ignacio Mexia, abogado y socio del despacho Mexia Algar, cuyo bufete ha tramitado diversos recursos de asociaciones de padres y colectivos educativos contra las decisiones de la Conselleria de Educación, puso una nota más de realismo cuando aseguró: «Ojalá hubiera un educación pública con libre elección, pero ahora mismo la libertad de elección está muy disminuida. El futuro de la concertada es incierto».

Y es que en materia de Educación y de libertad de elección del modelo educativo, «solo con más libertad habrá igualdad real. Y es que la igualdad, sin tener en cuenta la diversidad genera desigualdad», reconoció José Amiguet, vicerrector de Desarrollo Estratégico y Comunicación y Secretario General de la Universidad CEU Cardenal Herrera, quien presentó la campaña de comunicación Yolibre.org, que pone en valor la libertad de educación y de qué manera no se cumplen los preceptos de igualdad de oportunidades real, la pluralidad, con diversidad de centros y modelos educativos propios e innovación y el carácter global y de nivel internacional que se demanda por muchas familias.

Por parte de los educadores, el filósofo y director del departamento de Educación del CEU, César Casimiro, reconoció que en el escenario actual tiene que seguir prevaleciendo por parte de los educadores, tanto la pasión en la enseñanza, como «el compromiso como docentes con alumnos con nombres y apellidos, esa, junto a la pasión, es la esencia».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook