02 de julio de 2019
02.07.2019

La UA busca soluciones para frenar las plagas que amenazan el plátano a nivel mundial

El quitosano se obtiene de residuos de la industria marisquera, se utiliza para el manejo sostenible de patógenos que hacen peligrar la producción de plátanos

02.07.2019 | 04:15
Imagen de una platanera.

El Grupo de Investigación de Fitopatología de la Universidad de Alicante participa en el proyecto MUSA, financiado por la Unión Europea (H2020), para hacer frente a las plagas y enfermedades más importantes que amenazan la producción mundial de plátanos.

El consorcio del proyecto MUSA está formado por 13 grupos de investigación, empresas y expertos en este cultivo y en su manejo sostenible de Europa, Centroamérica/Caribe y África.

"El plátano es clave para la seguridad alimentaria mundial y está amenazado por plagas y enfermedades que se ven agravadas por el cambio global. La aparición reciente de nuevas razas de patógenos hace peligrar su cultivo", explica el director del Grupo de Investigación de la UA, Luis Vicente López Llorca.

 

Quitosano para "vacunar" plataneras

 

El Consorcio de MUSA trabaja desde 2017 en agentes de control biológico y productos naturales para el manejo sostenible de la platanera. En este sentido, el Grupo de Investigación de Fitopatología de la Universidad de Alicante reúne, desde hoy al 4 de julio de 2019, a investigadores y personal de empresas relacionadas con la platanera en un taller para demostrar el potencial del quitosano, producto natural obtenido de residuos de la industria marisquera, en el manejo sostenible de plagas y enfermedades. Este curso está dirigido por el investigador Federico López Moya del Grupo de Investigación de Fitopatología de la UA.

El quitosano, explican los investigadores de la UA, actúa como fungicida de hongos patógenos de plantas, pero es compatible con hongos beneficiosos (agentes de control biológico). El quitosano puede actuar como elicitor de defensas en la planta actuando como una "vacuna" de forma que induce el sistema inmune vegetal.

"Existen problemas emergentes como el hongo Fusarium oxysporum f.sp. cubense raza (TR4) de muy difícil control y en plena expansión a escala mundial. La raza TR4 es muy virulenta e infecta la raíz de las plataneras causando la muerte de la planta. En el proyecto MUSA estamos generando soluciones para el control sostenible de este hongo y de plagas como el picudo negro y otros patógenos de la platanera", añaden Luis Vicente López Llorca y Federico López Moya.

Las sesiones comenzarán el miércoles 3 de julio a las 9 horas en el Laboratorio de Fitopatología del Departamento de Ciencias del Mar y Biología Aplicada, situado en la Facultad de Ciencias de la UA.

El Grupo de Investigación de Fitopatología de la Universidad de Alicante lleva más de veinte años trabajando en el modo de acción, ecología, producción y desarrollo de hongos como agentes de control biológico y sostenible, así como su compatibilidad con el quitosano. Cuenta con una dilatada experiencia de colaboración en proyectos tanto nacionales e internacionales y con empresas, así como intercambios de investigadores y estudiantes con centros de investigación de países de Europa, América y Oceanía.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook