12 de mayo de 2018
12.05.2018

Expertos en seguridad afirman que los maceteros no sirven contra el yihadismo

Proponen giros más cerrados en las calles e integrar elementos disuasorios en plazas y paseos

12.05.2018 | 01:17
El arquitecto Roberto Magro, miembro de la Comunidad de Inteligencia para la Seguridad Global, entre los maceteros de la Explanada.

Profesionales de la Comunidad de Inteligencia para la Seguridad Global reclaman a los políticos que para diseñar la ciudad cuenten con criminólogos y arquitectos.

Los grandes maceteros que han proliferado en las ciudades para combatir el terrorismo yihadista no son la solución contra estos ataques. Así lo certificaron ayer en Alicante expertos en Seguridad e Inteligencia, reunidos en un foro celebrado en la sede de la Universidad, en San Fernando 40, desde muy diversos campos: psicólogos clínicos, arquitectos, historiadores, criminólogos y miembros de las fuerzas de seguridad.

«Cuando algo que hacemos para mejorar la calidad de vida, como es la accesibilidad, se usa para atacarnos, hay que responder desde el urbanismo, la edificación y el diseño. No se puede responder con maceteros ni en Alicante, ni en Barcelona, ni en París». Roberto Magro, miembro de la Comunidad de Inteligencia para la Seguridad Global en Alicante, a su vez de MaCa Arquitectos Alicante, admite que han podido ser una respuesta puntual e inmediata, pero que hay que empezar a ver que la seguridad es ya «una incógnita más de la ecuación que obliga a pensar los espacios para hacerla compatible con la accesibilidad».

La criminóloga de la Autónoma de Madrid, Carlota Urruela, corrobora la necesidad de implicar a todos los ámbitos profesionales para combatir el terrorismo, mientras Magro propone en concreto reducir los radios de giro en las calles para que permitan el acceso de los vehículos de seguridad a muy poca velocidad e impidan atentados como los vividos en toda Europa.

«Las soluciones deben venir desde la administración, en colaboración con los profesionales de distintos sectores» recalcan. Desde la arquitectura, Magro apunta que en la Explanada se podría ubicar un stand de Turismo que, siguiendo las formas del emblemático paseo, se integre a cambio de los maceteros. «Cada paseo y cada plaza tienen una solución. Hay que plantear el proyecto con los profesionales con capacidad para dar respuestas» subrayan.

Otro de los ejemplos citados se ubica en Urbanova, donde también se han plantado maceteros tras una gran inversión urbanística. «En el murete de hormigón se han hecho quiebros para la salida del agua sin que entre la arena. Con los mismos bloques y ese mismo lenguaje se pueden generar espacios para lavarse los pies, de forma que se impida el acceso de un coche a gran velocidad sin impedírselo a una ambulancia».

Miedo

Los expertos coinciden en que también es necesario dejar de transmitir miedo. «Cuando ves maceteros en un sitio piensas que pueden atacar y te asustas. Las soluciones tienen que ser imperceptibles, tienen que estar integradas, que parezca que han nacido del propio entorno».

En Soria, otro de los ejemplos citados, el concurso de ideas para una nueva plaza incluye ya en sus pliegos que la seguridad se debe conseguir a través del diseño. «Empezamos a darnos cuenta, pero tampoco podemos volvernos locos a base de normativas que puedan ser contraproducentes», puntualizan.

Bárbara Ruiz-Bejarano, de la plataforma ciudadana contra la islamofobia, concluyó que las ciudades se empobrecen cuando falla la convivencia necesaria porque también las empresas huyen.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook