13 de junio de 2018
13.06.2018
Leemos

El tesoro de Ofelia

13.06.2018 | 04:15
El tesoro de Ofelia
Ofelia tenía tres arrugas en el entrecejo, 
enfado en el corazón y un loro sobre el hombro.
«¡¡Por los bigotes de una gamba!!»,
 –refunfuñaba cada mañana.
 
«¡¡Por los bigotes de una gamba!!»
–repetía su loro.
A Ofelia lo que más le gustaba era saborear las tripas de jurel 
que le preparaba el cocinero francés, 
jugar al mus con el timonel Ceferino 
y navegar por los siete mares.
 
«Cuando encuentre un tesoro», pensaba, «seré la pirata más feliz del mundo».
 
Una mañana entró en la Tienda para Piratas, con su lista de la compra:
-Dos noches sin luna.
-Cuatro ratas para el barco.
-Un mapa del tesoro.C
-Una bandera de calavera.
Detrás del mostrador encontró a una chica empeñada en hacerse bucanera.
«Soy la princesa Margarita. Bueno, la exprincesa.
¡Ya estaba hasta la coronilla de esperar a mi príncipe azul!»
Como a Ofelia le hacía falta un grumete, 
no se lo pensó dos veces y le dio el puesto.
Margarita, muy agradecida, se puso a
hacer el pino de alegría.
 
«¡¡Por la concha de una almeja!!», protestó Ofelia.
«¡¡Por la concha de una almeja!!», repitió su loro.  
Una vez en el barco, dentro de su camarote, Ofelia se paró frente al espejo. Y, como siempre, allí la esperaba una pirata con tres arrugas en el entrecejo, enfado en el corazón y un loro sobre el hombro. Con el mapa del tesoro de la suegra del pirata Morgan en las manos, Ofelia se puso a soñar:
«Cuando encuentre el tesoro, seré la pirata más feliz del mundo».
Nada más salir el sol, El Salmonete puso rumbo al Archipiélago de los Sargazos. No llevaba mucho tiempo navegando, cuando se oyó la voz del timonel:
-El barco se ha quedado parado –gritó.  
Tras mirar a babor y a estribor, la exprincesa 
convertida en aprendiz de bucanera, dio con el problema. 
–Hay una tortuga gigante atrapada en una red 
enganchada en la quilla. Tenemos que ayudarla. 
 -¿Ayudarla? Ah no, no, ni hablar. No tengo tiempo 
de ayudar a nadie. Estoy buscando un tesoro.
 Cuando lo encuentre, ¡seré la pirata más feliz del mundo!
Tomado del libro El tesoro de Ofelia
Autora:  Carmen Gil
Ilustrador:  Miguel Cerro
Editorial Amigos de papel

Actividades
 

1. ¿Hacemos una lista de las cosas que nos hacen más felices y hablamos en la asamblea de clase de ello? ¿Cómo expresáis vuestra alegría?
2. ¿Ayudarían a la tortuga a desenredarse de la red o no?
3. ¿Encontraría Ofelia el tesoro que buscaba? ¿Cuál sería este?
4. Imagina la historia de un niño o una niña, que aunque no tenía todas las cosas materiales que vosotros tenéis, era muy feliz.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook