07 de diciembre de 2016
07.12.2016

Coral y la fiesta de disfraces

06.12.2016 | 20:39
Coral y la fiesta de disfraces

Desde que era pequeña, la mamá de Coral disfrazaba a su hija de los más variados y coloridos disfraces: dulce ángel con alas de algodón, elefantita con trompa y grandes orejas o flamenca con peineta y clavel rojo.

Hoy Coral había invitado a todos sus amigos y amigas a una fiesta de disfraces en su casa. Todos se convertirían por unas horas en valientes piratas en busca de mapas y riquezas.

–Coral, llaman a la puerta, será algún pirata –dijo su papá, que estaba encantado con la idea de convertir la casa en un mar repleto de barcos ondeando bandera negra.

Eran Leo y Sara, sus compañeros de colegio. Leo llevaba un parche en el ojo y un loro hecho con cartulina verde en el hombro.

–Yo soy el capitán Leónidas –dijo blandiendo su espada.

Sara llevaba unas mallas y un pañuelo que recogía su largo pelo rubio y que le hacían parecer una auténtica grumete. Luego, apareció Bruno, vestido de bucanero y provisto de cuchillo de plástico. Aitana llegó disfrazada de corsaria con collares y pendientes dorados.

Coral llevaba un traje rojo aterciopelado con un gran sombrero negro y una calavera blanca.

–Soy la princesa pirata del mar de Coral –dijo la pequeña guiñando un ojo a sus compañeros de aventura.

Se fueron los cinco a su habitación y convirtieron la cama en un galeón. Con sábanas crearon las velas y la rueda de la bici hizo las veces de timón. Y zarparon en busca de un suculento botín.

«Somos bandidos,
somos piratas,
surcamos los mares
buscando hojalata».

–¡Tierra a la vista! –avistó el capitán Leónidas con un catalejo hecho con el rollo de papel higiénico.

–Sí, veo un sabroso botín que comeremos ahora mismo –dijo Coral sonriendo a su papá, que les había preparado unas galletas con forma de doblones de oro.

–«Later you have to search the hidden treasure». Después, tenéis que buscar el tesoro escondido –comentó el papá de Coral, que disfrutaba viendo lo creativos que eran jugando.

Se pasaron el resto de la tarde navegando por los mares del sur: la cocina, la terraza, el salón... Cualquier sitio era bueno para crear una nueva y apasionante aventura marina.

Cuando la mamá de Coral regresó a casa del trabajo, le preguntó a su hija:

–¿Cómo te lo has pasado, princesa pirata?

–Ha sido una tarde divertida y emocionante, y he aprendido algo nuevo.

Aprendizaje: da rienda suelta a tu imaginación.

Extraído del libro «Mar de Coral»
Autora: María Ángeles Gómez Sar
Ilustraciones: Marina M. Cañizares
Editorial ECU

1.- ¿De qué se disfrazan Coral y sus amigos?
2.- ¿Qué les prepara el papá de Coral para comer?
3.- Construye con papá y mamá tu propio catalejo con material de reciclaje: rollos de papel, cinta adhesiva, tijeras, pincel, témperas y pegamento de contacto.
4.-Escribe un cuento en el que una niña se hace amiga de un animal y mándalo, acompañado de un dibujo, al Concurso Literario del Grupo Leo. Apartado de Correos 3.008, 03080 Alicante. Indica tu nombre, apellidos, curso, colegio y número de teléfono particular.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook