28 de noviembre de 2019
28.11.2019
Francotiradores de la cultura

Cultura en los márgenes

27.11.2019 | 21:46

El paisaje artístico de la provincia se enriquece con las aportaciones de una sólida red de artistas y de promotores culturales, que actúan desde el amateurismo y la independencia

Se mueven al margen de los circuitos oficiales y apenas disfrutan del maná de las subvenciones institucionales. Son los francotiradores de la cultura. Son unos apasionados del cine, de la música, del teatro, de la literatura o de las artes plásticas, que funcionan desde la más absoluta independencia y que contribuyen a darle vida a la escena cultural de la provincia. Actúan desde el amateurismo más honorable y le roban tiempo a la profesión que les da de comer para desarrollar una faceta artística en la que la realización personal brilla como único objetivo. Son personajes atípicos, que se han convertido en un ejemplo de supervivencia y de auténtica vocación por el mundo del arte en todas sus facetas.

Es un paisaje humano muy variado en el que hay de todo: desde promotores de actividades a creadores puros y duros. El punto en común entre todos ellos es la firme intención de hacer su personal aportación a la cultura. Desde la capital o desde las diferentes ciudades de la provincia se ha ido tejiendo poco a poco una red de resistencia, que ha permitido mantener la actividad artística incluso en los peores momentos de crisis y de recortes. Este reportaje incluye algunos ejemplos de esta insólita historia protagonizada por gentes anónimas, que desde los planteamientos más modestos han contribuido a enriquecer nuestro panorama artístico con sus aportaciones.

L'Escenari, en Alcoy, programa espectáculos desde el año 1981 .

Casi 40 años de actuaciones

El pub L'Escenari se sitúa como una de las salas de actuaciones más veteranas de la provincia. Abrió sus puertas en Alcoy en el año 1981 y desde entonces mantiene una programación permanente en la que ha habido espacio para todo: música, teatro, magia, mimo, danza, presentaciones de libros, conferencias, monólogos humorísticos, exposiciones y recitales poéticos. Es un espacio singular, diseñado por el escenógrafo alcoyano Alejandro Soler, presidido por un pequeño escenario en el que se desarrolla toda su actividad. Empezó con la vista puesta en el teatro y el mimo, pero posteriormente se fue abriendo a diferentes manifestaciones culturales. En este recinto, la televisión autonómica Canal 9 rodó 13 capítulos de un programa de actuaciones. Miguel Blanes, socio fundador y actual propietario del pub, subraya que toda esta actividad se ha desarrollado al margen de las ayudas oficiales, «en una decisión meditada desde un principio, con la que hemos querido mantener nuestra independencia». En sus inicios, los propietarios del establecimiento llegaron a actuar también como promotores de conciertos y funciones teatrales en otros recintos más grandes, llegando a programar en Alcoy a Els Joglars o al mismísimo Joan Manuel Serrat. Desde hace casi 20 años mantienen las actuaciones en el local y en su última época se han convertido en un referente para el pop alternativo valenciano, pasando por su escenario los grupos más destacados del sector. Mantener esta continuidad supone un importante esfuerzo para una sala que nunca ha cobrado entrada por asistir a los espectáculos y que ha podido mantenerlos haciendo economías y con el dinero obtenido de las consumiciones. L' Escenari es un pequeño milagro cultural, que actualmente ofrece actuaciones cada 15 días y que se ha convertido en un espacio abierto a todo tipo de propuestas artísticas sin distinción de estilos o de modas.

Luis Miguel Sanmartín, conserje y poeta.

Poeta tardío

Luis Miguel Sanmartín, alicantino de 50 años, es un caso singular de escritor tardío. Aunque guarda mucho material en los cajones, publicó su primer libro de poesía (...Y ahora somos tres) en 2018; esta obra fue incluida en la lista de los 12 libros recomendados del año por la Asociación de Editores de Poesía. A lo largo de 2019, ha publicado otros dos volúmenes: Trece y Art Nouveau. Sus tres obras han sido publicadas por editoriales diferentes de Madrid, Valencia y Castilla- La Mancha. Combina su faceta de escritor con su participación en la organización de diferentes actividades culturales, desde presentaciones de libros o recitales de poesía. Formó parte del equipo que organizó el ciclo de entrevistas a poetas Vicios ocultos en la librería alicantina Pyinchon & Co, en el que participaron destacados autores nacionales. Actualmente, se está preparando una segunda edición de esta actividad. Sanmartín es funcionario municipal, conserje de la plaza de toros de Alicante, y afirma que se ha metido en esta intensa actividad cultural por «pura emoción, por la ilusión de difundir la poesía y de mantener contactos con otros poetas». Además, este escritor es un colaborador fijo de un programa nocturno semanal de Radio Aspe – Conectados por la noche, dirigido por Begoña Martínez– en el que participa junto a las poetisas Elena Vilella y Rosa Cuadrado. Luis Miguel Sanmartín es un entusiasta, que se felicita por el papel que está jugando internet y las redes sociales, «que nos permiten a los poetas alicantinos ampliar horizontes y contactar con otros grupos de diferentes puntos de España».

Juan F. Navarro, en la sala de exposiciones clandestina La Peluquería, en Alicante. RAFA ARJONES

Sala clandestina

El concepto francotirador encuentra su máxima expresión en el espacio La Peluquería de Alicante, en donde a lo largo de los últimos dos años y medio se han efectuado una veintena de exposiciones de arte contemporáneo, conciertos y proyecciones de cine en ocho milímetros. Impulsada por Juan F. Navarro, profesor de la Universidad de Alicante, esta sala rompe los principios tradicionales de las galerías. Está ubicada físicamente en el taller de este artista y funciona de forma clandestina, al margen de cualquier circuito y sin ningún tipo de promoción publicitaria. La asistencia a las diferentes muestras se hace a través de invitación o reuniendo a aquellas personas que se han dirigido a La Peluquería expresando su interés en asistir. Dadas las dimensiones del local, se hacen grupos de 15 personas, aunque posteriormente se exhibe el material a través de las redes sociales o mediante la edición de catálogos. El promotor de este singular proyecto afirma que «habitualmente las exposiciones son un evento social y nosotros queremos evitar este papel, reuniendo a gente que realmente está interesada en el arte y con la que podemos conectar». Respecto a la financiación de esta iniciativa, Navarro se muestra contundente: «La Peluquería es un agujero negro en este sentido. Económicamente es inviable. Hay gente que se gasta el dinero en viajes, yo me lo gasto en este proyecto cultural». Tras una experiencia de más de dos años, este espacio de experimentación artística se ha consolidado y ha desarrollado una programación continuada en la que en muchas ocasiones los propios asistentes a las exposiciones son los que aportan ideas para futuros proyectos. Entre sus iniciativas más destacadas, el pasado mes de mayo La Peluquería albergó una muestra en la que siete artistas daban su particular visión crítica sobre el turismo de masas, a través de diferentes métodos de expresión. Juan F. Navarro afirma que desde un principio «hemos querido estar al margen de los circuitos tradicionales», en una decisión que le ha dado a la sala una libertad absoluta a la hora de diseñar su oferta.

El cineasta de Sax Miguel Herrero, en un espectáculo de ilusionismo.

Pasión por el cine

Miguel Herrero es un apasionado del cine y ha convertido el séptimo arte en el eje de su existencia. Desde la localidad de Sax ha puesto en marcha la empresa Cinestesia, una productora audiovisual y editorial que ha rodado tres largometrajes y una decena de cortos, editando también un total de 20 libros, la mayor parte de ellos ensayos sobre temas relacionados con el cine. Herrero, que es miembro de la Academia de las Artes y de las Ciencias Cinematográficas, es el fundador y el director del Festival de Internacional de Cine de Sax; un certamen dedicado a cortometrajes y a proyectos de largometrajes, que ya ha cumplido 13 ediciones. A sus 35 años, combina las tareas de director, productor, guionista y escritor, siendo autor de una decena de libros. También ofrece espectáculos de ilusionismo, su otra gran pasión, en los que nunca faltan referencias a la magia del cine en sus inicios. Trabaja de la más absoluta independencia y ha convertido el cine en su principal modo de vida, aunque en algunos momentos ha compartido su pasión con la dedicación a la docencia. Para él, cada proyecto es una aventura y en algunas ocasiones ha encontrado el apoyo de instituciones como la Generalitat, la Diputación, la Universidad Miguel Hernández o la Universidad de Alicante; mientras que en otras, ha recurrido directamente al crowdfunding. Es un proyecto de realización personal muy complejo –«a veces casi sobrevives al mes»– en el que se incluyen viajes a festivales como el de San Sebastián, Cannes o Sitges. Miguel Herrero está interesado en todo lo que tenga que ver con el universo audiovisual, incluidos los videojuegos, un tema sobre el que está basada una de sus últimas producciones. Su papel de animador cultural le ha llevado a montar exposiciones y a participar en programas de radio como crítico cinematográfico.

El músico Jesús Lara durante un concierto.

Discos, conciertos y estudio de grabación

El alcoyano Jesús Lara se autodefine como «un cantautor de rock». Comparte su dedicación a su profesión de biólogo con una intensa actividad musical. A lo largo de los últimos 30 años ha grabado cuatro discos y ha protagonizado centenares de actuaciones, solo o como miembro de diferentes grupos musicales. En su casa ha montado un pequeño estudio de grabación en el que se ha grabado desde bandas sonoras de documentales, jingles publicitarios, pasando por discos de música festera, de jazz o de heavy metal. En algunos tramos de su intensa biografía también ha ejercido de programador y promotor de conciertos y de músico de sesión. Lara considera muy difícil vivir exclusivamente del rock en un país en el que los circuitos de conciertos se han reducido a mínimos y en el que los músicos no reciben el trato económico que merecen. La mayor parte de sus actuaciones las realiza en diferentes puntos de la Comunitat Valenciana y da prácticamente por imposible salir del territorio autonómico. Confiesa no tener ninguna queja de las administraciones públicas, afirmando haber pedido «pequeñas colaboraciones para proyectos concretos y siempre me han respondido entidades como el Ayuntamiento de Alcoy o la Diputación Provincial». Jesús Lara es un veterano de la música, que ha establecido territorios muy claros y bien definidos para su dedicación profesional a la Biología y su pasión por el rock.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook