11 de marzo de 2020
11.03.2020
Información
CORONAVIRUS

Agreden a tres funcionarios del Psiquiátrico de Fontcalent al anularse los "vis a vis" por el coronavirus

Sindicatos y asociaciones denuncian la primera agresión en España por la suspensión de las comunicaciones físicas en las prisiones

11.03.2020 | 17:25
Imagen de archivo de la puerta del módulo donde ha ocurrido la agresión.
El coronavirus aún no ha llegado al centro penitenciario de Fontcalent pero las medidas preventivas ya han tenido consecuencias y se ha registrado la primera agresión en España a causa de la suspensión de las comunicaciones físicas en las prisiones. Tres funcionarios del Hospital Psiquiátrico Penitenciario de Fontcalent han sido agredidos por un interno que ha reaccionado de forma violenta después de conocer que se han suspendido de forma preventiva por el coronavirus las comunicaciones con contacto físico, los "vis a vis", y se han sustituido por comunicaciones a través de locutorios, donde están separados por un cristal y no hay contacto físico.
 
Así lo han denunciado en un comunicado conjunto todos los sindicatos y asociaciones con representación en el centro: ACAIP-UGT, la Asociación Profesional de Funcionarios de Prisiones ( APFP), CC OO, CSIF y la asociación "Tu abandono me puede matar" ( TAMPM). Los funcionarios heridos acabaron siendo atendidos en centros hospitalarios.
 
La medida acordada para evitar la propagación entre la población reclusa no ha sido bien recibida por un interno muy corpulento del Módulo 3 del Psiquiátrico, uno de los módulos de Educación y Respeto (MER). Nada más comunicarle la nueva orden el interno se ha abalanzado sobre los funcionarios para agredirles brutalmente mientras gritaba "me estáis quitando mi libertad". Primero le ha propinado dos puñetazos a un funcionario, causándole una brecha en la ceja y un golpe en el pómulo. Otro funcionario ha intervenido en el incidente y también ha sido golpeado varias veces, mientras que luego ha intervenido el jefe de servicios para reducir al paciente y también ha resultado lesionado.
 
Para las organizaciones sindicales y las asociaciones representativas de prisiones "este incidente no es más que el comienzo de lo que se nos avecina como consecuencia del aislamiento al que se va a someter a las prisiones españolas para proteger a la población reclusa del virus, una situación que puede derivar en graves altercados y motines, como ha sucedido recientemente en Italia, donde ya hay 8 fallecidos".

Sin medios

Los representantes de los trabajadores en el Psiquiátrico de Fontcalent aseguran sentirse "abandonados y menospreciados por el Ministerio del Interior". Afirman en el comunicado que "a pesar de todo y aunque no tengamos los medios necesarios, estaremos a la altura y haremos frente a esta emergencia con profesionalidad. Solo esperamos que la sociedad reconozca nuestra labor y reclame a los gobernantes la necesaria mejora de nuestra situación".
 
Los dos funcionarios agredidos han recibido varios puñetazos en la cabeza que les han producido "contusiones y heridas sangrantes, al primero en la ceja y al segundo en la nariz, por lo que rápidamente han sido atendidos por los propios servicios sanitarios del centro e inmediatamente han sido trasladados de urgencia a hospitales externos junto con el jefe de servicios, que también ha resultado lesionado al intervenir en la reducción del paciente".
 
Los sindicatos y asociaciones afirman que "la agitación violenta del interno y la gravedad de la agresión han provocado momentos de mucha tensión en el hospital penitenciario, un centro antiguo donde por desgracia este tipo de agresiones es relativamente frecuente debido a que las condiciones de seguridad son mucho menores que en cualquiera de los nuevos centros tipo de la red penitenciaria española".
 
Asimismo, añaden que según fuentes del propio hospital no es la primera vez que este paciente, un joven de complexión atlética y 1'90 de estatura, agrede a los empleados públicos del Psiquiátrico, "que ya han reiterado en multitud de ocasiones su precariedad para hacer frente a este tipo de ataques debido a la falta de formación y de medios con los que repeler las agresiones". No obstante, las asociaciones y organizaciones sindicales con representación en el centro aseguran que la experiencia y la profesionalidad de los trabajadores está evitando muchas situaciones de gran peligro "en un centro donde la seguridad brilla por su ausencia".
 
Por otro lado, denuncian que la llegada del coronavirus a las prisiones españolas está empezando a generar una situación de especial tensión no solo entre la población reclusa, sino también entre las plantillas de trabajadores, que tienen que realizar sus tareas sin medios de protección.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído