23 de febrero de 2020
23.02.2020
Información

La Guardia Civil considera al asesino de Marta Calvo autor de diez violaciones

Jorge P. J. les introducía a traición cocaína en zonas del cuerpo de alta absorción sin su consentimiento y «poniendo a sabiendas en peligro su vida»

22.02.2020 | 21:23
Jorge P. J., detenido, durante el registro de su vivienda de Manuel, donde se cometió el crimen.

Las declaraciones de siete mujeres que mantuvieron encuentros sexuales con Jorge P. J., el presunto asesino de Marta Calvo, en circunstancias similares a las que envuelven la muerte de la joven de Estivella y de otras dos víctimas fallecidas en València por una reacción adversa a las drogas tras haber quedado con el sospechoso, indican una pauta común, el presunto homicida siempre trataba de introducirles la cocaína en zonas del cuerpo de alta absorción a traición y sin que éstas dieran su consentimiento. De hecho, dejaba a sus víctimas en un estado de somnolencia, debilidad e incluso de inconsciencia en el que cualquier tipo de acto sexual que hiciera con ellas –hubieran acordado antes o no de forma voluntaria las relaciones– sería constitutivo de un delito contra las libertades sexuales ya que en ese estado ellas eran incapaces de dar su consentimiento.

Así se desprende de las investigaciones de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil y del grupo de Homicidios de la Comandancia de València que en base a todas las pruebas recabadas hasta el momento aprecian tanto el delito de homicidio como un delito contra la libertad e indemnidad sexual por cada una de las siete víctimas a las que se les ha tomado declaración, así como presuntamente en el caso de Marta Calvo, de ahí que se deshiciera de su cadáver para ocultar pruebas. Y también aprecian los mismos delitos, a tenor de esa pauta de conducta común y persistente en el tiempo, en las otras dos fallecidas en València tras quedar con el presunto homicida, muertes que investiga la Policía Nacionaly de las que habría tenido conocimiento la Guardia Civil a raíz de las noticias aparecidas en los medios de comunicación, como así refleja el informe policial entregado a la jueza de Alzira.

Además de estas diez víctimas que ya adelantó este periódico, se tiene constancia de más mujeres con las que Jorge contactó a lo largo de estos últimos años para tener sexo, siempre aparejado al consumo de cocaína. Con tres de ellas incluso trató de concertar un servicio sexual con el cuerpo de Marta Calvo aún en su domicilio de Manuel, tal como informó en exclusiva este periódico. Pero o bien no llegó a producirse la cita o bien eran mujeres extranjeras que han preferido no declarar por miedo.

Dos de las víctimas a las que han tomado declaración los investigadores llegaron incluso a acudir al servicio de Urgencias del Hospital Arnau de Vilanova ante la sospecha de que el tipo que había contratado sus servicios sexuales, las había envenenado o intoxicado con algún tipo de sustancia para que perdieran el conocimiento. En las analíticas de orina ambas dieron positivo en cocaína. No obstante, no se les realizó un análisis de tóxicos más en profundidad. En un caso, la médica que la atendió dijo no considerarlo necesario ya que «solo lo hacían en casos de extrema gravedad».

Una de ellas llegó a temer seriamente por su vida al sentir un fuerte ardor en la zona genital y el corazón muy acelerado, producto de la cocaína que le había introducido a escondidas el sospechoso pese a que ella le había dejado bien claro que no quería consumir. Así, cuando fue al baño a lavarse le salieron varias piedras de cocaína de la vagina.

Todas coinciden en señalar la insistencia del presunto homicida y violador en serie en que consumieran cocaína que él mismo les proporcionaba. Antes de quedar con ellas ya les preguntaba si accedían a hacer una «fiesta blanca», y si alguna se negaba durante la cita, se ponía agresivo o les introducía o administraba droga escondidas. Así, llegó a ocultar la bolsa con el tóxico bajo la almohada o bajo la cama, y con la excusa de darles masajes, les frotaba sin que lo supieran cocaína por toda la piel, haciendo especial hincapié en zonas con glándulas sudoríparas, como las axilas, el borde inferior de los senos, la parte posterior de las rodillas o las plantas de los pies para procurar la máxima absorción «poniendo a sabiendas en peligro su vida», afirman los investigadores. En la mayoría de casos, les introducía directamente piedras de coca en la vagina o el ano aprovechando el estado de aturdimiento en el que las dejaba.

De hecho, la Guardia Civil sospecha que utilizó alguna otra sustancia o fármaco para dejarlas en este estado de somnolencia, ya que varias de ellas indican que comenzaron a sentirse mal después de beber vino, cerveza o champán que él les había preparaba a solas. Una incluso le vio partir una pastilla antes de echarlo de casa.


«Insistía en hacerme masajes con las manos impregnadas en cocaína»

Una de las víctimas que tuvo que acudir de urgencia al hospital debido a los efectos de mareo y pérdida de conocimiento tras un encuentro sexual el pasado 26 de septiembre con el presunto homicida relata que Jorge P. J. insistía una y otra vez en realizarle masajes con las manos impregnadas en cocaína. Primero en los pies y luego en el cuero cabelludo y los pechos, principalmente en el izquierdo. «Estaba mareada y aturdida», recuerda. La intención del sospechoso era impregnar todas las partes de su cuerpo más susceptibles de absorber la sustancia para un efecto mayor y más rápido.
 
Además, también le llama la atención que él no quisiera consumir. Esta víctima, de 31 años y nacionalidad colombiana, asegura que perdió totalmente el conocimiento y que realizó actos sexuales que en circunstancias normales –de no haber estado drogada– no habría hecho con otros clientes. 
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook