06 de febrero de 2020
06.02.2020

Después de la tormenta judicial

Los acusados que pagaron fianza hace diez años podrán recuperarla cuando haya sentencia firme

05.02.2020 | 23:21
Después de la tormenta judicial

Diez años investigados. Un día después de que un jurado popular les declarara no culpables del asesinato del alcalde de Polop los siete acusados se disponen a rehacer sus vidas tras diez años de imputación.

La carrera política de Juan Cano quedó truncada para siempre a raíz de su detención por el asesinato de Alejandro Ponsoda, su antecesor en el cargo. Salvador Ros perdió las tiendas de calzado que tenía en la provincia. Pedro Hermosilla se desvinculó del club de alterne Mesalina, del que era uno de los propietarios. Radim Rakowski no ha podido salir del país debido a su situación judicial. Tras haber estado durante más de diez años acusados del asesinato del alcalde de Polop, un jurado les declaró el lunes no culpables. Ellos siempre han defendido su inocencia y consideraban su imputación injusta.

Por el momento, están a la espera de que salga la sentencia en la que se expliquen los motivos por los que un tribunal popular les ha exonerado del crimen. Un fallo que podría llegar en los próximos días. Tanto la Fiscalía como la acusación particular que ejercen las hijas del alcalde asesinado van a examinar la sentencia para valorar si cabe la posibilidad de recurso ante el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) y contra lo que allí se decida todavía queda el Supremo.

Recuperar los avales


Hasta que no haya sentencia firme no podrán recuperar la fianza que pagaron en su día para salir de prisión. Además, podrán ser indemnizados por el tiempo que han estado encarcelados. En el caso de los considerados autores intelectuales del crimen, pagaron una fianza de 20.000 euros a los ocho meses de su ingreso en prisión para poder abandonarla.

Los dos ciudadanos checos a quienes hasta el martes se imputaba la autoría material no pudieron pagarla. Robert Franek salió en libertad en noviembre de 2010 al abonar un aval más reducido, 3.000 euros. Radim nunca consiguió reunir el dinero y finalmente quedó libre sin pagar nada en febrero de 2011. Al tercero de los acusados de la autoría material, Raúl Montero, no se le impuso medida alguna porque estaba en prisión cumpliendo una pena de cinco años por otro delito. Montero lo recalcó el lunes a la salida de la Audiencia de Alicante. «Yo ya no llevo la vida que llevaba. Cumplí mi pena» y pidió junto a su abogado que las Fuerzas de Seguridad «encuentren a los verdaderos culpables».

Robert Franek había podido volver a su país y se ha personado en el juzgado cuando se le ha requerido. Todavía estará unas semanas más en España antes de regresar de nuevo, mientras que Radim está pendiente de regularizar su documentación con el consulado, ya que no tenía pasaporte y el juzgado no le dejaba salir de España.

Salvador Ros aseguró ayer a este diario que como consecuencia de este proceso tuvo que cerrar todas sus tiendas y tiene dos pisos embargados en Los Arenales. «En Polop me conocen y saben que yo no he hecho nada. Pero vivo en Elche y Orihuela y allí todavía me miran pensando que si me han detenido, por algo sería», señaló. Por este motivo, para él uno de los momentos más significativos del juicio fue cuando las hijas de Alejandro Ponsoda declararon que «su padre no tenía ningún enfrentamiento conmigo». Ros aseguró que en el momento de su detención estaba a punto de irse a China para comprar calzado. «Todavía parece que me he despertado de una pesadilla», aseguró.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook