08 de enero de 2020
08.01.2020

Dos guardias civiles y dos policías locales salvan la vida a un hombre que ingirió pastillas para suicidarse en La Nucía

El hombre estaba inconsciente tras ingerir pastillas para suicidarse cuando entraron los agentes en sus casa tras ser alertados por una familiar

07.01.2020 | 20:21

Una intervención «in extremis» de una patrulla de la Guardia Civil de Altea y otra de la Policía Local de La Nucía permitió salvarle la vida a un hombre de 53 años que ingirió decenas de pastillas con la intención de quitarse la vida en su domicilio del municipio nuciero. El hombre fue auxiliado y evacuado en ambulancia en la madrugada de ayer al Hospital de La Vila Joiosa.

La voz de alarma a los servicios de emergencia fue dada por una familiar del hombre que temía por su vida porque le había enviado una imagen en la que aparecían varios blíster de medicación que estaban vacíos. La mujer intentó contactar con su familiar pero al no obtener respuesta y temer por su vida avisó a emergencias de lo que ocurría sobre las cuatro de la madrugada.

El hombre vive en una urbanización de La Nucía y hasta allí se desplazó una patrulla de Seguridad Ciudadana de la Guardia Civil de Altea y otra de la Policía Local del municipio nuciero.

Al llegar los agentes y ver que nadie abría la puerta optaron por saltar un muro de más de dos metros de altura para acceder al patio de la vivienda.

Una vez en el patio subieron a mano una persiana y vieron que en el dormitorio había una persona inmóvil que no contestaba a los requerimientos de los agentes. Al final los agentes rompieron un cristal para acceder al domicilio y encontraron inconsciente al hombre. Trataron de despertarle y les confesó que había ingerido decenas de pastillas, por lo que le llevaron al aseo para provocarle el vómito.

En la cocina de la casa encontraron numerosos blíster vacíos de diferentes medicamentos, por lo que le provocaron que vomitara de nuevo y le mantuvieron consciente hasta la llegada de la ambulancia que le trasladó al hospital de La Vila.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook