09 de noviembre de 2019
09.11.2019
Alicante

Setenta afectados denuncian por estafa a la agencia de Alicante a la que compraron billetes de avión

Los perjudicados constituirán una plataforma para coordinar las acusaciones contra el dueño de Agur Viajes en Alicante

08.11.2019 | 22:31
Setenta afectados denuncian por estafa a la agencia de Alicante a la que compraron billetes de avión
Una parte de los afectados se concentraron ayer ante la sede de la agencia Agur Viajes.

Los inmigrantes estafados por una agencia de Alicante crearán una plataforma de damnificados contra el dueño de Agur Viajes. Decenas de inmigrantes descubrieron hace tres días haber sido víctimas de una supuesta estafa cometida por el empresario de esta agencia. Los denunciantes afectados aseguraron que pagaron por adelantado vuelos de avión entre España y diferentes países sudamericanos y posteriormente pudieron corroborar que no podrían efectuar sus desplazamientos porque las reservas habían sido canceladas al no ser abonadas por la empresa.

Durante la tarde del domingo, unas 30 personas se concentraron frente a la sede de dicha empresa para establecer una hoja de ruta y poder hablar con un abogado para intentar recuperar las cantidades que este hombre supuestamente sustrajo a los viajeros. En la misma reunión, varios de los asistentes afirmaron que unos 70 estafados ya habían acudido a la Policía para depositar una denunciar contra el dueño, mientras que cuando se destapó el entramado, otra de las víctimas llegó a afirmar que «puede haber cerca de 300 afectados».

Unos pudieron hacerlo entre el miércoles y el domingo pero el resto acudirá entre hoy y mañana para interponer las reclamaciones en la comisaría. La indignación y la desesperación se apoderó de algunos de los asistentes a esta discreta concentración. «Tenía previsto viajar a Ecuador el martes pero no tenemos los billetes y hemos perdido unos 1.500 euros», indicaba una de las víctimas ayer. Por otro lado, los propios manifestantes afirmaban entre ellos que la situación «les cogió totalmente de imprevisto» después de que la agencia llevase más de 10 años operando «con normalidad». La empresa cerró después de que se descubriera la supuesta estafa y los afectados no han podido contactar con el propietario. Algunas de las personas dejaron de comer para poder pagarse el billete. Los clientes de la agencia pagaban por adelantado, mientras el dueño les daba un comprobante de la reserva sin garantizar su pago.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook