02 de agosto de 2019
02.08.2019

Cae una red de traficantes que usaban apps de idiomas para poder comunicarse

La Guardia Civil detiene a siete personas de cuatro nacionalidades en San Vicente, Agost, Alicante y Los Alcázares

01.08.2019 | 21:49
Un guardia civil en una de las plantaciones desmanteladas en la operación.

Se incauta de 4.500 plantas de marihuana y 15 kilos de cogollos de «maría».

La Guardia Civil de San Vicente del Raspeig ha desarticulado una red de traficantes de droga cuyos miembros eran de diferentes nacionalidades y usaban aplicaciones de telefonía móvil para traducir idiomas y poder comunicarse. La operación se ha saldado con siete detenidos y la incautación de 4.500 plantas de marihuana en cuatro plantaciones en San Vicente del Raspeig, Agost, Alicante y Los Alcázares (Murcia), así como 15 kilos de cogollos de marihuana, 13 gramos de heroína y tres litros de aceite y resina de hachís.

Los arrestados, de nacionalidad española, búlgara, holandesa y ucraniana, han ingresado en prisión provisional, según la Guardia Civil. Además de tráfico de drogas les acusan de defraudar 120.000 euros con enganches ilegales de luz para las plantaciones.

El Área de Investigación de la Guardia Civil de San Vicente del Raspeig detuvo en este municipio a dos búlgaros con 1.500 plantas de marihuana y medio kilo de cogollos en un chalet de lujo. Los detenidos llevaba una vida normal y hacían labores de jardinería y mantenimiento de la vivienda, por cuyo alquiler pagaban 2.500 euros mensuales pese a no tener trabajo remunerado.

Cuando los agentes accedieron al chalet descubrieron que todas las estancias estaban dedicadas al cultivo interior de marihuana.

La documentación incautada en esta casa permitió identificar al entramado de la organización, formada por personas de hasta cuatro nacionalidades diferentes.

La Guardia Civil averiguó que varios grupos formaban parte de la red y celebraban reuniones para poner en común sus conocimientos sobre el cuidado y mantenimiento de la marihuana, así como para estudiar nuevas localizaciones donde instalar las plantaciones de marihuana.

El único inconveniente que tenían era la dificultad para entenderse, por lo que se descargaron app de traducción para comunicarse.

La segunda fase culminó con el arresto de dos holandeses que tenían dos plantaciones con 2.000 plantas en la partida alicantina del Moralet, mientras que en la tercera fase detuvieron al resto de implicados y decomisaron otras mil plantas en Agost, además de descubrir en Los Alcázares un laboratorio dedicado a la fabricación de aceites y derivados del hachís.

La marihuana de Agost estaba en una parcela próxima a una fábrica de cerámica para disimular el ruido de los aparatos de aire y las plantas estaban en un sótano a cuatro metros de profundidad debajo de una casa de aperos usada como corral de gallinas y al que se accedía por una trampilla.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook