01 de agosto de 2019
01.08.2019

Micky Molina atropella a una niña valenciana en Ibiza cuando conducía ebrio

El actor dio una tasa de alcoholemia de 0.91 mg/l en la segunda prueba. La menor se encuentra bien

01.08.2019 | 19:33
Micky Molina atropella a una niña valenciana en Ibiza cuando conducía ebrio

El suceso tenía lugar sobre las dos y cuarto de la tarde de hoy, en el aparcamiento de un restaurante de Santa Eulalia, en Ibiza. Una familia valenciana (un matrimonio de 84 y 80 años, su hija de 49 y la hija de esta, de 9) aparcaban su coche junto a otro vehículo. Cuando la familia se disponía a salir de su turismo, este otro vehículo, un Jeep, «se ha puesto en marcha a toda velocidad», explican testigos.

Y la peor parte se la llevaba la más pequeña: la niña se encontraba entre los dos coches, el Jeep la golpeó y la tiró al suelo. «Luego ha dado marcha atrás rápidamente y se ha salido a la carretera», detallan los presentes. «Luego, marcha hacia adelante otra vez, y entonces ha embestido al coche» de la familia, aseguran.

«Ha dejado aprisionada a la menor entre los dos vehículos», confirman fuentes policiales.

Al lugar se desplazaron agentes de la Policía Local de Santa Eulalia, así como una ambulancia, que atendió a la menor. La pequeña sufre contusiones en las rodillas y en las piernas y, aunque se las vendaron, no tiene fracturas. «Ha habido un Ángel de la Guarda», opina su familia. La pequeña fue trasladada al Hospital Can Misses, en la ciudad de Ibiza.

Se da la circunstancia de que al volante del Jeep iba el actor Micky Molina, hijo del mítico artista Antonio Molina, que alcanzó gran popularidad hace unos años por sus papeles en películas como La ley del deseo, de Almodóvar o por participar en series como Ana y los siete.

La Policía realizó al actor, de 55 años, la preceptiva prueba y, según fuentes cercanas, dio positivo en alcohol. Se le hicieron dos pruebas, confirma la Policía. La segunda, practicada a los diez minutos de la primera, arrojó un resultado de 0,91 miligramos por litro de aire expirado. En todo caso, los resultados de ambas pruebas dieron una alcoholemia «positiva, penal», es decir, por encima de los 0,61 mg/l a partir de los cuales la infracción administrativa pasa a ser delito. El artista, por tanto, está investigado por un delito contra la seguridad vial, aunque no fue detenido, según las mismas fuentes.

«Estaba súper apurado y pedía que no llamasen a la Policía», señalan los testigos. «Parecía que estaba preocupado», llegó a decir la víctima.

Hace más de una década, Molina ya fue imputado por causar daños a un automóvil tras un accidente, también en Ibiza. Aquella vez, acabó peleándose con el otro conductor.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook