23 de julio de 2019
23.07.2019
Benidorm

Pena de siete años de cárcel a un acusado de violar a una joven en una discoteca de Benidorm

La Audiencia de Alicante castiga al acusado a indemnizar con 15.000 euros a la víctima, a la que agredió en los aseos del establecimiento

22.07.2019 | 22:36

La Audiencia Provincial de Alicante ha condenado a un joven eldense de 29 años a siete años de prisión por agredir sexualmente a una joven turista de nacionalidad francesa en los aseos de una discoteca after de Benidorm el pasado año. El juicio se celebró la semana pasada y en la sentencia hecha pública por la Sección Tercera se acuerda, además de la pena de prisión, que el procesado indemnice a la víctima con 15.000 euros por el perjuicio físico y psíquico sufrido.

La sentencia declara como hechos probados que el 17 de agosto de 2018 el acusado conoció a una joven en una conocida discoteca de la avenida Comunidad Valenciana de Benidorm y tras mantener una conversación con ella la acompañó al baño de dicho establecimiento.

Una vez en los aseos el procesado tiró de la chica para introducirla en una de las cabinas de los baños, donde la cogió por los hombros y la colocó contra la pared, de tal forma que bloqueaba la salida e impedía que pudiera salir. A continuación, siempre según la sentencia, comenzó a besarla y a realizarle tocamientos sobre el pecho y sus partes íntimas pese a no tener el consentimiento de la joven. Mientras consumaba la agresión accedió a los aseos una amiga de la víctima, la cual comenzó a llamarla si obtener respuesta de ella porque el acusado la agarró fuertemente por el cuello y le tapó la boca para impedir que pidiera ayuda.

Hechos probados


En esa posición donde tenía inmovilizada a la chica el procesado llegó a penetrarla vaginalmente, según se recoge en la declaración de hechos probados en la sentencia.

El acusado mantuvo en la vista oral que las relaciones sexuales fueron consentidas y que no hubo penetración vaginal, versión a la que no concede credibilidad el tribunal.

Por contra, la Sección Tercera señala que la declaración de la joven «merece plena credibilidad», testimonio que se complementa con las pruebas de ADN, las lesiones sufridas por la joven, la declaración de un portero de la discoteca y la reacción que tuvo el procesado, quien se marchó de forma apresurada de la discoteca y sus propios amigos le golpearon como recriminación por lo que había hecho.

La sala destaca en los fundamentos jurídicos de la sentencia que la víctima conoció al acusado esa noche en la discoteca y ha persistido «en todo momento, sin ambigüedades, en la incriminación del procesado, y ello a pesar de la afectación negativa que le producía la rememoración de los hechos», como se pudo comprobar el día del juicio, cuando mostró en su declaración una «actitud desoladora».

La víctima estaba pasando unos días de vacaciones en Calp y el día de la agresión se desplazó con unos amigos hasta Benidorm, donde cenaron antes de ir a otro local de ocio y acabar la noche en la discoteca.

Durante la agresión la chica explicó que no sabía por qué no se defendía, estaba paralizada. Cuando el agresor se marchó salió de la cabina del baño y al preguntarle su amiga le dijo que la había violado.

La joven negó que las relaciones fuesen consentidas como dijo el acusado y aseguró que desde que comenzó a besarla por el cuello ella le dijo «no, no».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook