03 de julio de 2019
03.07.2019
Alicante

La autopsia revela que el octogenario hallado en su domicilio de Alicante murió asfixiado

La casa de la víctima estaba revuelta pero la Policía Nacional encontró dinero y otros efectos de valor, de ahí que se haya descartado inicialmente el robo

02.07.2019 | 20:51
La Policía inspeccionó de nuevo ayer la vivienda del fallecido.

El cadáver del hombre de 80 años tenía cuerdas de cortina en una muñeca y en un tobillo.

La autopsia realizada ayer al cadáver de un hombre de 80 años que fue encontrado el pasado sábado en su domicilio de Alicante ha desvelado que la muerte fue violenta y no por causas naturales, como se pensó en un principio ante la ausencia de lesiones externas. Este resultado motivó una nueva inspección policial ayer tarde en la vivienda del fallecido.

El elevado número de autopsias que se tuvieron que realizar el lunes pospuso para ayer el examen forense del cadáver en avanzado estado de descomposición de Pedro J., de 80 años, y la conclusión de los especialistas fue que el octogenario murió asfixiado, según confirmaron a este diario fuentes cercanas al caso.

El móvil es aún un misterio porque la Policía, aunque observó que la casa estaba revuelta, encontró en su interior dinero y otros efectos de valor de la víctima, de ahí que se descarte inicialmente el robo.

La víctima podría llevar muerta una semana cuando fue descubierto su cadáver en un inmueble situado en el número 25 de la avenida Alcalde Lorenzo Carbonell. Una sobrina del octogenario llamó el pasado sábado al 112 para comunicar que llevaba varios días si tener noticias de su tío y le extrañaba. El 112 dio el aviso a la Policía Local y una patrulla se desplazó hasta la primera planta del inmueble sobre las dos de la tarde. La puerta estaba cerrada, pero los agentes pudieron acceder al domicilio del desaparecido y comprobaron que todo estaba revuelto. Siguieron inspeccionando la casa y en el suelo de una habitación encontraron el cadáver de un hombre en posición decubito supino. Estaba envuelto en un edredón y solo se le veía la cabeza.

Comisión judicial


La Policía Nacional fue alertada del hallazgo y poco después se personó una patrulla de Seguridad Ciudadana para hacerse cargo de la intervención. Igualmente, se alertó a la comisión judicial, Policía Científica y Policía Judicial.

El domicilio fue inspeccionado a fondo y al examinar el cadáver observaron que tenía unas cuerdas de cortina en una muñeca y en un tobillo. En un primer momento no se apreciaron signos aparentes de violencia pero en la casa había manchas de sangre y la investigación quedó pendiente del resultado de la autopsia para avanzar en las pesquisas.

El forense calcula que el hombre podría llevar muerto aproximadamente una semana y aunque todo apuntaba a que podría tratarse de una muerte por causas naturales la investigación dio un giro con la autopsia realizada ayer en el Instituto de Medina Legal de Alicante.

El octogenario murió por asfixia y los investigadores del Grupo de Delincuencia Violenta de la Brigada de Policía Judicial y de la Brigada de Policía Científica intensificaron sus pesquisas para tratar de aclarar las circunstancias del fallecimiento de Pedro J., quien era natural de un municipio de Ávila y residía normalmente en Madrid, aunque pasaba temporadas en la casa de Alicante donde fue hallado muerto.

Los investigadores acudieron ayer por la tarde al domicilio para realizar una segunda inspección. Agentes de la Policía Científica y Policía Judicial se personaron en la casa en busca de pistas que permitan esclarecer el caso. Los investigadores se entrevistaron con vecinos para determinar si vieron a la víctima acompañada de alguien.

Una vecina del inmueble señaló a este diario que su relación con el fallecido no pasaba de un simple saludo cada vez que se cruzaban en el portal.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook