27 de junio de 2019
27.06.2019

Los forenses concluyen que el acusado de matar a la hija de su vecina de 68 puñaladas en Alicante es imputable

Un psiquiatra aportado por la defensa y la médico de la Unidad de Conductas Adictivas sostienen que el acusado sufría de brotes psicóticos por su adicción a las drogas

27.06.2019 | 15:41
El acusado, a su llegada al juicio.

Los médicos forenses del juzgado han descartado que el acusado de matar de 68 puñaladas a la hija de su vecina sufra algún trastorno que le haga inimputable penalmente y consideran que era consciente de sus acciones cuando cometió el asesinato. La declaración de los peritos ha marcado la segunda jornada de este juicio con jurado popular que se celebra desde ayer en la Audiencia Provincial. El dictamen de los forenses contrasta con el de los peritos de la defensa que sí consideran que el procesado sufría delirios de carácter psicótico a causa de su adicción a las drogas. Concretamente testificaron un psiquiatra forense que es perito para la defensa, así como la doctora que trató al acusado en la Unidad de Conductas Adictivas por su consumo de drogas.

El asesinato de África Moreno, administrativa en el Hospital General de Alicante de 58 años, conmocionó a la sociedad alicantina. La mujer encontró la muerte el 28 de marzo del año pasado cuando fue a casa de su madre para irse a celebrar con ésta su 92 cumpleaños. La Fiscalía sostiene que el acusado abordó a las dos mujeres en el momento en que salían del ascensor, cogió a África del cuello y la arrojó al suelo, sin que ella tuviera capacidad de reaccionar, ni de defenderse. Con una navaja de diez centímetros de hoja, comenzó a apuñalarla por casi todo el cuerpo. En la cara, cuello, nuca, cabeza, pecho, tronco, espalda, brazos y manos. Los médicos que practicaron la autopsia señalaron que por separado pocas de estas puñaladas eran susceptibles de causar la muerte, pero a causa del elevado número de heridas y la pérdida masiva de sangra la víctima no podía sobrevivir a estas heridas.

Tanto la Fiscalía como la acusación particular han mantenido que el acusado sea condenado a 25 años de prisión por el asesinato, aunque ambos le imputan también un delito de amenazas. Al padre del acusado, se le imputa otro delito de amenazas por haber amenazado presuntamente a la madre de la fallecida en el portal ante la Policía poco después de ocurrir los hechos. El abogado de la defensa ha reclamado que Raul M. T. sea condenado a diez años de prisión por asesinato con las atenuantes de enfermedad mental y ha subrayado que el procesado padecía una enfermedad mental por su dependencia a las drogas. A partir de hoy, los miembros del jurado empezarán a deliberar el veredicto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído