14 de junio de 2019
14.06.2019

Capturan en Altea a un fugitivo buscado en Lituania por un tiroteo y por narcotráfico

La Guardia Civil le detuvo por un abuso sexual y luego averiguó que usaba tres identidades diferentes

13.06.2019 | 21:02
Dos agentes con el fugitivo apresado en Altea.

La Guardia Civil ha detenido en Altea a un joven lituano de 24 años que estaba reclamado en su país por intento de homicidio, lesiones graves, tráfico de drogas y otros delitos y fue descubierto a raíz de ser arrestado por un abuso sexual denunciado en el municipio alteano. El fugitivo, implicado en un tiroteo en una cafetería de su país, usó tres identidades diferentes pero la Guardia Civil acabó descubriendo su verdadero nombre.

El reclamado, catalogado en Lituania como «violento, armado y peligroso», fue detenido inicialmente tras ser denunciado el pasado 29 de mayo por abuso sexual. Iba indocumentado y pasó a disposición judicial con el nombre que facilitó.

Sin embargo, la Guardia Civil de Altea realizó más pesquisas porque anteriormente estuvo implicado en otros hechos en los que facilitó otro nombre. Por ello, tras quedar en libertad por el abuso sexual le pidieron su documentación y aportó un carnet lituano con su foto y un tercer nombre diferente a los anteriores. El documento era falso y por ello le detuvieron de nuevo, pero volvió a quedar libre tras pasar a disposición judicial.

Veinte años de cárcel

Los agentes de Altea hicieron gestiones con Interpol y las autoridades lituanas confirmaron que las tres identidades eran falsas y en realidad era un fugitivo buscado por homicidio, narcotráfico, posesión ilegal de armas, lesiones graves y alteración del orden público, hechos por los que se enfrenta a una pena máxima de cumplimiento de 20 años de cárcel.

La Guardia Civil localizó de nuevo al sospechoso cuando tenía sus efectos empaquetados para huir y la Audiencia Nacional acordó su ingreso en prisión.

Según la Benemérita, el fugitivo fue apresado en su país en 2015 con diferentes sustancias estupefacientes y dos años más tarde protagonizó un tiroteo en una cafetería de Vilna, en Lituania. El fugitivo tuvo un altercado en la cafetería con dos personas y sacó una pistola semiautomática con la que efectuó hasta cuatro disparos. Una de las balas rebotó y alcanzó a un cliente de la cafetería que era ajeno al altercado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook