04 de abril de 2019
04.04.2019
Arresto

El detenido por ayudar a morir a su mujer, enferma terminal, escribió que no había "más remedio"

El hombre escribió una carta en la que exponía los motivos para facilitar a su esposa el "auxilio" que pedía

04.04.2019 | 12:55

Ángel Hernández, el hombre detenido este miércoles por la muerte de su mujer, Mª José Carrasco, enferma terminal, tras suministrarle una sustancia letal, supuestamente para ayudarle a morir, en una carta a los medios donde explica cómo ha sido el proceso hasta llegar al día de hoy, afirma que "tiene que existir el derecho al suicidio asistido cuando una persona como María José así lo pida".

"Los cuidados paliativos y de buena calidad como los que ha recibido María José deben ser un derecho de todos aquellos que los necesiten y demanden, pero también tiene que existir el derecho al suicidio asistido cuando una persona como María José así lo pida", señala en su misiva fechada el 10 de marzo de este año.

En ella afirma que los cuidados paliativos "no son una alternativa a la eutanasia, los dos deben coexistir, y por libre elección decidir por uno de ellos". "Somos defensores de que la eutanasia sea considerada como un derecho de libre elección de toda persona que arrastre una enfermedad irreversible en la que le produzca una existencia de dependencia y sufrimiento que no desea", añade.

Asimismo, valora el trato recibido por parte de la Comunidad de Madrid y, en contra de lo que se ha podido señalar, y confirma que recibir mejor trato aún nada hubiera sido distinto. Así, se reafirmaba hace un mes en que la historia quedaría concluida cuando María José "en su derecho a poner fin a su malvivir y en uso de su libertad" decidiera seguir adelante con su suicidio asistido.

"Es evidente que el deseo de María José a fin de que se cumpla necesita que se le ayude, por su incapacidad a realizarlo por ella misma, y como es una constante en ella demandar ese auxilio no habrá más remedio que proporcionarle esa ayuda para que su deseo se cumpla", explicaba ante las posibles dudas que pudieran aparecer.

Por último, prefiere no calificar el "comportamiento de los negacionistas de la existencia de este problema", ni de los que han bloqueado en la Mesa del Congreso, en la legislatura pasada, la Proposición de Ley Orgánica de regulación de la eutanasia. Pero sí espera que sean "conscientes del dolor que ocasionan" a todos aquellos que, "como María José y su familia, sufren por su actitud".

Ángel finaliza su carta señalando que "algunos legisladores deberían evolucionar hacia posiciones menos contrarias a la eutanasia" para así "evitar que alguien que lo necesite tenga que transitar por los mismos caminos" que han tenido que recorrer el y su mujer María José.

Hernández evitó que su mujer se suicidara hace 23 años

Ángel Hernández Pardo, detenido este miércoles por ayudar a morir a su mujer María José Carrasco, evitó hace 23 años que ella misma acabara con su vida, según ha informado este jueves el vicepresidente de la asociación Derecho a Morir Dignamente (DMD), Fernando Marín, organización a la que el detenido pertenece.

Precisamente fue hace años cuando la propia Carrasco pidió a la organización que acudiese a su casa para que le explicaran qué opciones tenía para poder morir, ya que llevaba años siendo totalmente dependiente, "no podía ni coger un vaso".

Tras mucho tiempo solicitando a su marido que le ayudara a morir, y después de estar a la espera de la aprobación de la Ley de Eutanasia, y que finalmente no saliera adelante como consecuencia de la disolución de las Cortes, Hernández acudió al mercado negro a comprar pentobarbical sódico para ayudar a morir a su mujer.

El producto se bebe y, según ha explicado Marín, tarda unos 30 minutos en hacer el efecto buscado. "Ángel ha estado aplazando esta decisión, pero su mujer no estaba dispuesta a aguantar más tiempo y no le quedó mas remedio que hacerlo", ha dicho el vicepresidente de DMD.

Precisamente esto es lo mismo que el marido escribió en una carta remitida a la organización, en la que señalaba que no le iba a quedar "más remedio" que ayudar a su mujer ante su "constante demanda" de que lo hiciese.

"Esta historia quedará concluida cuando María José, en su derecho a poner fin a su malvivir, y en uso de su libertad decida seguir adelante con su suicidio. Es evidente que el deseo de María José a fin de que se cumpla se necesita que se le ayude, por su incapacidad a realizarlo por ella misma, y como es una constante en ella demandar ese auxilio no habrá más remedio que proporcionarle esa ayuda para que su deseo se cumpla", dijo en la misiva.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído