02 de febrero de 2019
02.02.2019
Orihuela Costa

Prisión para 4 detenidos por la muerte de un irlandés desaparecido hace 4 meses en Orihuela Costa

El cadáver de un hombre de 38 años con antecedentes por narcotráfico ha sido descubierto enterrado en la zona de Rojales. La juez de Torrevieja acusa de homicidio al principal implicado y de encubrimiento al resto

01.02.2019 | 22:30

Las sospechas que tenía la Guardia Civil sobre el paradero de un ciudadano irlandés de 38 años desaparecido hace más de cuatro meses en la urbanización de Cabo Roig en Orihuela Costa se han confirmado esta semana. Fue asesinado y su cadáver ha sido descubierto esta semana. Estaba enterrado junto a la autovía entre Benijófar y Algorfa, en la zona de Rojales, y la autopsia indicará las causas de su muerte. La Guardia Civil, que ha rechazado ofrecer cualquier tipo de detalle sobre la investigación, ha detenido cuatro personas por su presunta relación con la muerte de Carl Carr y a una quinta que fue puesta en libertad acusada de falso testimonio.

Los cuatro detenidos han pasado esta mañana a disposición del juzgado de Instrucción número 2 de Torrevieja y se ha acordado prisión sin fianza para todos ellos, según han informado fuentes del Tribunal Superior de Justicia. El presunto autor material del crimen está acusado de homicidio sin perjuicio de que sea acusado luego de asesinato en función del desarrollo de la investigación. Los otros tres encarcelados son un hombre y dos mujeres que figuran investigados por un delito de encubrimiento, aunque el varón podría ser acusado en el futuro como cooperador necesario. La quinta mujer acusada de falso testimonio también ha acudido hoy al juzgado tras ser citada por la juez, pero no se ha adoptado ninguna medida restrictiva de libertad contra ella.

Las mismas fuentes del TSJ han explicado que la causa se inició en un juzgado de Orihuela, ya que la víctima desapareción en la zona d Cabo Roig, en Orihuela Costa. Sin embargo, este juzgado se inhibió en favor del de Torrevieja tras descubrir la Guardia Civil que el crimen se cometió en el municipio torrevejense. Una de las mujeres encarceladas por encubrimiento también ha sido acusada de tenencia ilícita de armas. Asimismo, el juzgado de Orihuela que inició las pesquisas por la desaparición tiene abierta otra causa por extorsión, delito que se imputa al presunto autor material del homicidio de Carl Carr y a su pareja.

Los investigadores han tomado muestras de ADN para cotejarlas con algún familiar de Carl Carr y confirmar oficialmente que se trata del irlandés desaparecido, ya que han pasado mucho tiempo desde su muerte.

La víctima del crimen es un ciudadano irlandés con antecedentes por tráfico de drogas cuya novia fue quien denunció su desaparición tras no saber nada de él desde la madrugada del pasado 16 de septiembre, cuando Carl Carr estuvo en una discoteca o pub de Cabo Roig.

De Alicante a Torrevieja

Los detenidos han estado varios días en los calabozos de la Comandancia de la Guardia Civil de Alicante, donde el Grupo de Homicidios de la Policía Judicial ha instruido las diligencias antes de ponerlos a disposición del juzgado de Instrucción número 2 de Torrevieja, cuya titular, la magistrada Juana López Hoyos, ha dirigido la investigación abierta tras descubrir que el desaparecido Carl Carr había sido asesinado en este municipio. Dado el hermetismo de la Guardia Civil sobre el crimen, se desconoce el móvil exacto del homicidio.

La novia del fallecido fue quien dio la voz de alarma sobre la desaparición de Carl Carr y difundió el 20 de septiembre un cartel con la foto de su pareja y los datos para pedir la colaboración ciudadana. En dicho anuncio explicaba que había sido visto por última vez en la zona de Cabo Roig a primera hora de la mañana del domingo 16 de septiembre. Esa noche estuvo en una discoteca de Cabo Roig y con esos datos la Guardia Civil fue poco a poco reconstruyendo las horas previas a la desaparición para localizar la buena pista que les condujera al paradero del desaparecido. Y cuatro meses después las arduas gestiones han dado sus frutos y además de detener a varias personas hace unos días se procedió a desenterrar el cuerpo de la víctima.

La autopsia realizada al cadáver, a pesar del tiempo transcurrido, tratará de aclarar cómo murió.

Según publicaron diferentes medios de comunicación en 2008, el ahora fallecido fue encarcelado en diciembre de ese año en Irlanda para cumplir junto a otros implicados una condena de ocho años de prisión por tráfico de drogas. Fueron apresados con 5,5 kilos de heroína y 4 kilos de cocaína, cuyo valor ascendía a 1,4 millones de euros.

La operación antidroga se llevó a cabo en un hospital de Dublín, donde uno de los detenidos trabajaba como empleado de mantenimiento. Una vez cumplió su condena Carl Carr parece que trasladó su residencia a la comarca de la Vega Baja.

Este crimen ocurrido en la Vega Baja recuerda el doble asesinato de otros dos irlandeses en 2006. Sus cadáveres fueron sepultados en una fosa excavada dentro de una nave industrial en Catral. Las víctimas eran dos destacados delincuentes de Dublín.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook