31 de diciembre de 2018
31.12.2018
Justicia

Echan de la Policía Nacional al quinto agente condenado por el crimen de Cala Cortina

El hombre está procesado por homicidio por imprudencia y detención ilegal

31.12.2018 | 13:43
Los agentes procesados a su salida del juzgado.

El Ministerio del Interior ha dado de baja en la Policía Nacional al quinto agente condenado a 4 años de cárcel e inhabilitación especial para pertenecer a los cuerpos de seguridad del Estado por la muerte de un vecino de Cartagena (Murcia) cuyo cadáver fue hallado en Cala Cortina dos semanas después de su desaparición.

La resolución por la que pierde su condición de funcionario aparece publicada este lunes en el Boletín Oficial del Estado y se une a las publicadas en este mismo medio oficial el pasado 25 de diciembre, que acordó igual medida con respecto a los otros cuatro policías condenados por los mismos hechos.

Los cinco agentes, que reconocieron los hechos, fueron condenados en octubre de 2017 a penas que sumaban cuatro años de prisión y las inhabilitaciones correspondientes como autores de un delito de homicidio por imprudencia y otro de detención ilegal.

La sentencia fue confirmada unos meses después por la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de la Región de Murcia al desestimar el recurso de uno de los agentes y el planteado por la Abogacía del Estado.

El relato de hechos probados señalaba que Diego Pérez, que tenía 43 años y estaba diagnosticado de esquizofrenia, fue introducido en marzo de 2014 en un coche policial en la puerta de su domicilio y trasladado hasta la playa de Cala Cortina, en las afueras de Cartagena, donde lo dejaron a su suerte.

Desde entonces se perdió toda pista sobre su paradero, hasta que el cadáver fue hallado dos semanas después en la playa.

La detención de estos cinco funcionarios policiales y de un sexto que falleció por enfermedad en 2015 en Madrid cuando cumplía prisión preventiva no se produjo hasta octubre de 2014 al confirmarse las sospechas que existían sobre ellos.

El caso pudo ser esclarecido gracias a la información facilitada por un testigo protegido que reveló que la noche en la que Diego Pérez desapareció pudo ver cómo era introducido en uno de los coches policiales que habían acudido a su domicilio a la llamada de aquel, que aseguró sentirse amenazado por otra persona.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook