31 de diciembre de 2018
31.12.2018

Casi 300 inmigrantes alcanzan la provincia de Alicante en 31 pateras en solo cuatro meses

Las autoridades interceptan en 2018 a 353 personas, muy cerca del récord del año anterior, en el que llegaron 386 migrantes

30.12.2018 | 23:15
Casi 300 inmigrantes alcanzan la provincia de Alicante en 31 pateras en solo cuatro meses

Cuatro meses de goteo incesante de pateras en la provincia hasta casi igualar las cifras de récord de 2017. Desde septiembre han alcanzado las costas alicantinas 289 inmigrantes a bordo de 31 embarcaciones, aunque el número de personas ha sido mayor, ya que unas cuantas lanchas han sido halladas vacías, o solo se ha localizado a algunos de sus ocupantes. Un drama humano que consolida la provincia como una de las vías de entrada de este fenómeno desde el norte de África que se «estrenó» en Alicante en 2007, y que se ha disparado en los dos últimos años.

2018 se cierra, salvo que en las últimas horas llegue alguna nueva embarcación, con 353 inmigrantes interceptados por las autoridades y atendidos por Cruz Roja, sobre todo argelinos y magrebíes, entre ellos unos 60 menores, según los datos de la organización humanitaria. Y se han detectado al menos 41 pateras. Unas cifras cercanas a las de 2017, cuando se contabilizaron 386 inmigrantes y 54 embarcaciones y se batieron todos los récords. Pero ha sido muy llamativa la oleada de los últimos cuatro meses, con casi una patera cada cuatro días de media.

Y es que en los primeros ocho meses del año se desplomó a la mitad con respecto al mismo periodo, con 64 inmigrantes y 10 embarcaciones frente a las 120 personas en 17 lanchas de 2017, pese a que a nivel nacional este fenómeno se triplicaba. Pero los últimos cuatro meses han sido frenéticos, tanto a la Guardia Civil y Salvamento Marítimo como para Cruz Roja.

Y esta oleada ha llevado a que además decenas de inmigrantes de estas pateras hayan quedado en libertad pese a iniciarse el proceso de expulsión por estancia irregular en el país, debido a que los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) están desbordados. La avalancha de inmigrantes ha hecho que al menos cerca de un centenar hayan quedado en libertad por falta de plazas, mientras se tramita su expulsión. El problema es que cuando se acuerde su deportación no estarán localizables para proceder a su expulsión, salvo que se les identifique en algún control.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook